Wimbleno.

Wimbleno.
Por lesión, Rafa se bajó de Wimbledon. Así, Del Potro no se cruzará con ninguno de los tres mejores hasta las semi. Y si Federer es campeón, volverá a ser el N° 1.
A Nadal no se le cayeron las lágrimas, pero en la conferencia de prensa que dio ayer para anunciar que no participará en Wimbledon dejó en claro su frustración. El número uno del mundo sufre de tendinitis en su rodilla derecha y esta semana se estuvo poniendo a prueba en las exhibiciones de Hurlingham (jugó con Hewitt y Wawrinka) para ver si podía participar del tercer Grand Slam del año. "Desafortunadamente, no estoy en condiciones de jugar en Wimbledon". Sí, lo que nadie esperaba escuchar (en especial los que ya se aseguraron sus plateas), salió de la boca de Rafa. Tras esta decisión, el manacorí no podrá defender el título que consiguió el año pasado en el All England (le ganó en la final a Federer). Y a la hora de buscar responsables, hizo mea culpa: "Es un error mío, por querer estar siempre. Los esfuerzos que hice me desgastaron y estoy cansado de aguantar el dolor".

Juan Martín Del Potro debe estar algo apenado por la baja de su amigo, pero al mismo tiempo muy contento porque así se le abre el cuadro. El tandilense ocupará el lugar que era de Rafa y no se enfrentará con ninguno de los tres mejores (Federer, Murray, Djokovic) hasta las semifinales, si es que llega a esa ronda. Además, en caso de ubicarse entre los cuatro mejores, no tendría que jugar con Roger (está 0-6 en enfrentamientos entre ambos), sino que le tocaría el local Andy Murray, un rival complicadísimo, pero más accesible que el suizo. El actual número cinco del ranking será el cuarto preclasificado y debutará ante el francés Clement. A pesar de tener un cuadro más accesible con la baja del español, en segunda se mediría con un especialista en césped, el australiano Lleyton Hewitt.

Otro que debe estar aliviado por la baja de Rafa es Federer. El suizo busca su sexto Wimbledon y, de coronarse en Gran Bretaña, volverá a la primera ubicación en el ranking, lugar que perdió con el español tras caer en la final del año pasado en este torneo londinense. Si el actual número dos regresa a la cima del escalafón, sería el decimoquinto tenista (de un total de 24) que recupera el liderazgo. El estadounidense Pete Sampras fue el jugador que más veces retomó la mejor ubicación (diez): en 1993 llegó por primera vez a la cima y el 13 de noviembre de 2000 se lo vio en ese sitio por última vez. Además, de levantar el trofeo, Federer llegaría a 15 Grand Slam y superaría a Sampras. Sería el tenista más ganador de la historia.

Comentá la nota