Williamson ahora se informará sobre el Holocausto

Se niega a retractarse pero acepta leer el libro de un francés que destruye las tesis negacionistas sobre las cámaras de gas y el Holocausto. Horas después del anuncio de que el obispo inglés Richard Williamson fue removido de su cargo de director del seminario de La Reja, al oeste de Buenos Aires, la comunidad San Pío X confirmó la destitución y dijo que el episcopal había aceptado estudiar a fondo la Shoah, el Holocausto, para ver si "en un tiempo razonable", cambia de opinión.
Los lefebvrianos rompieron las reservas y dieron su pleno apoyo y solidaridad al Papa, que enfrenta la peor crisis de su pontificado después de que perdonó a cuatro obispos ultraconservadores, a los que Juan Pablo II había excomulgado. Ayer, al llegar a los quioscos, se conoció el texto integral de la entrevista que Williamson dio al semanario alemán Der Spiegel. Williamson se negó otra vez a retractarse, como le exigió el Vaticano, de sus afirmaciones a una televisión sueca, a la que le había dicho que "las cámaras de gas no existieron" y que "200 ó 300 mil judíos murieron en los campos de concentración y ninguno por gas".

Pero a la vez entreabrió una puerta para el futuro. "Teniendo en cuenta que hay muchas personas honestas e inteligentes que tienen una opinión distinta debo estudiar de nuevo la evidencia histórica, no las emociones. Si la encuentro me rectificaré. Pero eso toma tiempo".

Williamson dijo a Der Spiegel que en su búsqueda de la verdad no viajará a Auschwitz, el campo de exterminio nazi donde murieron millones de judíos. El obispo pronazi dijo que se ha hecho mandar el libro "Auschwitz. Técnica y operaciones de las cámaras de gas" del francés Jean-Claude Pressac, editado en 1989. Pressac era también un negacionsta pero se puso a estudiar a fondo el tema y terminó encontrando las pruebas irrefutables de los crímenes nazis.

En su declaración de ayer, la Fraternidad San Pío X dijo que no hay ultimátums al obispo Williamson, pero que tiene que arribar a las conclusiones esperadas de abjurar de sus posiciones "en un tiempo razonable".

Pero las ideas del obispo cismático abarcan también su repudio al Concilio Vaticano II y sus enseñanzas, que fue otra de las exigencias imperiosas que el Papa impuso a los lefebvrianos hace unos días para parar la oleada de repudio que sufrió por su decisión de remitirles la excomunión.

Williamson dijo que los grandes documentos del Concilio Vaticano II "fueron ambiguos" y que produjeron "caos teológico". "¿No sé a que tenemos que adherir: a la ambigüedad o al caos?", dijo a Der Spiegel con ironía. También se despachó contra los Derechos Humanos como patrimonio universal.

Es en Alemania donde la revuelta del mundo católico ha causado mas deterioro a la imagen del pontífice germano. Según un sondeo el 61 por ciento cree que Benedicto XVI con su gesto de readmitir a los cuatro obispos cismáticos ha dañado a la Iglesia. Y el por ciento quiere que el Papa vuelva a excomulgar a Williamson.

Comentá la nota