Wichi cortan otra vez la ruta 86 por los desmontes.

Un grupo de integrantes de comunidades wichi asentadas al costado de la ruta 86, al este de Tartagal, en el departamento San Martín, inició ayer pasado el mediodía un nuevo corte en esta vía, a la altura del Kilómetro 16. Como la semana pasada, reclamaban el cese de la tala de madera y que la Secretaría de Política Ambiental haga cumplir la orden de suspensión de la deforestación y la tala dictada en marzo pasado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en marzo.
Imprimir Enviar Aumentar, reducir tamaño del texto

Según informó el cacique Florentino Pérez, de la Comunidad Hoktek T’oi, el corte se mantenía anoche. Sin embargo, el mismo dirigente dijo que se sentían reconfortados porque Gendarmería había realizado algunos secuestros de madera. Además, estaban también en la zona funcionarios de la Secretaría de Política Ambiental.

Uno de los referentes de la protesta, Eduardo Rivero, acompañaba desde la siesta de ayer a la comisión que inspecciona las explotaciones forestales de la zona y está notificando formalmente de la orden de suspensión de desmontes y tala en este departamento y en Orán, Rivadavia y Santa Victoria.

El nuevo corte de ruta fue decidido el martes último, en una asamblea realizada en el mismo Kilómetro 16.

Estaban disconformes porque el transporte de madera continúa, a pesar de que el viernes pasado habían comenzado a hacerse las notificaciones formales. "Hoy nos damos con que por día pasan cinco, seis, hasta diez tractores y es madera nueva", contó Pérez.

Decidieron entonces informar a Política Ambiental. También se quejaban por la falta de control por parte de Gendarmería y la Policía Ambiental. Pérez y Rivero afirmaron que se les había llegado a pedir aportes para el combustible de los vehículos utilizados en el control.

Ayer, ya realizados algunos secuestros Gendarmería, Pérez dijo que estaban más tranquilos "porque la gente ve que se está haciendo algo".

35 aprovechamientos

La secretaria de Política Ambiental, Cristina Camardelli, explicó a Nuevo Diario que todavía quedan responsables de aprovechamientos forestales que no han sido notificados formalmente de la orden de la Corte Suprema.

"Sobre la ruta 86 hay 35 certificados de aprovechamiento forestal y todavía no han terminado de notificar a todos", informó ante la consulta.

Detalló que de las 35 explotaciones, tres son de empresas y el resto, de comunidades aborígenes. Dijo que la demora en las notificaciones se debe a las dificultades para acceder hasta algunos de estos lugares donde se talan los árboles.

La funcionaria destacó que el viernes último estuvo en Tartagal, habló con los caciques y les informó que "no pueden sacar más madera".

Comentá la nota