Whisquerías: no habrá más habilitaciones

El bloque oficialista prepara una modificación del Código de Espectáculos Públicos. "No es conveniente resolver a las apuradas un tema tan difícil, pero estamos trabajando intensamente" dijo Iribarren.
La municipalidad de Santa Rosa no habilitará más whisquerías en la ciudad y las que están actualmente en funcionamiento serán estrictamente controladas hasta la caducidad de sus habilitaciones. La concejal del Frepam Alicia Iribarren, una de las legisladoras santarroseñas más identificadas con el compromiso asumido por la municipalidad de Santa Rosa para enfrentar la trata de personas, contó que su bloque se encuentra "trabajando en la redacción de un proyecto de ordenanza" y aseguró que "la voluntad política, coherente con la del intendente (Francisco Torroba) es no habilitar más whisquerías ni lugares que podrían facilitar el ejercicio de la prostitución".

Para la edila, el mayor inconveniente a la hora de enfrentar esta problemática es "que la prostitución se encuentra naturalizada y la sociedad no asume que la trata de personas es un delito". Por eso, el tema "ha generado mucho debate y polémicas, que nos obligan a analizar bien dónde ponemos el acento". Apuntó que muchas personas entienden la necesidad de proteger a las mujeres, pero también hay quienes hablan de proteger la salud pública y otras variantes "desde otro lugar".

Modificación.

El Frepam trabaja en "una modificación del Código y sus locales comerciales" y reiteró que la ordenanza aprobada en 2004 "fue hecha a medida" de los locales actualmente habilitados, y cuestionados desde la comunidad. Iribarren recordó que esa norma "habla de habilitación de whisquerías, cabarets y alternadoras. Así nos encontramos con el absurdo de que esas chicas deben gestionar la libreta sanitaria e increíblemente cumplir con un protocolo aparte de hisopado vaginal. Obviamente, a los demás trabajadores del local no se les pide nada por el estilo", con lo que resulta obvio que su libreta sanitaria requiere condiciones especiales por su condición de "alternadoras", sentenció.

También consideró necesaria la intervención de otros organismos del estado, el compromiso de la policía y la toma de conciencia de la sociedad. "Hay que acompañar todo con una sensibilización en la comunidad y asumir que los hombres no son clientes sino usuarios", recalcó.

A pesar del compromiso asumido en su bloque con esta problemática, todavía no hay certeza sobre el tiempo que demandará el trabajo. "La ordenanza es muy larga y compleja. Comprende a los pubs, confiterías, circos y parques, y estamos trabajando coordinadamente con Sanidad, el Área de la Mujer, Bromatología y el Juzgado de Faltas", contó. "No sería conveniente resolver a las apuradas un tema tan difícil, pero existe la voluntad de hacer todo lo que sea necesario para terminar con el facilitamiento del delito de trata de personas en nuestra ciudad", concluyó.

Comentá la nota