«Weretilneck será una de las

La normalización del radicalismo provincial, su pleno apoyo a la gestión de Miguel Saiz, las críticas lanzadas contra el gobierno, una reiterada convicción de que aspira a ser el candidato a gobernador y la creencia de que el intendente cipoleño Alberto Weretilneck jugará un rol importante en ese proceso electoral del 2011, formaron parte de una charla que Bautista Mendioroz mantuvo con La Mañana de Cipolletti.
Obviamente, también hizo mención a los alcances de la reunión que el último viernes mantuvo en con Lilita Carrió, lo que él considera un «primer paso de un gran acuerdo programático que debemos dar», sin necesidad –dijo- «de dramatizar mediáticamente tanto un encuentro como este que acabo de sostener».

«Ningún dirigente hace una carrera política cuyo más grande honor no sea aspirar a ser gobernador de la provincia», dijo el vicegobernador rionegrino en uno de los tramos en el mano a mano con el periodista.

¿El radicalismo que viene en Río Negro luego de la intervención, une o acentúa las grietas internas?

Las une, por supuesto. Es un paso muy claro y concreto hacia el fortalecimiento de un partido unido que es por lo que he venido luchando todos estos meses. Una UCR unida junto a sus actuales socios políticos en la Concertación que gobierna, más los acuerdos que se puedan lograr con el ARI, el Frente Democrático, el Frente Grande, el socialismo y otras organizaciones políticas y sociales progresistas. Con el radicalismo como columna vertebral dicho esquema de alianzas seguramente será sinónimo de triunfo en las urnas una vez más. Es un desafío de construcción hacia el 2009, si se puede, pero principalmente hacia el 2011.

¿Cómo cree que será la reorganización partidaria? ¿Una o más listas en la interna?

Habrá una lista de unidad; es el compromiso y el desafío de los distintos sectores.

¿Cree que hasta ahora el gobernador Saiz ha dado buenas respuestas ante los temas urticantes como las denuncias de la Defensora y de sectores de la oposición?

Mi posición al respecto ha sido pública y clara. El gobernador se comprometió a dar de baja a Flavors si tenía pruebas de que los alimentos no eran los adecuados y lo hizo con mucha convicción. Yo resalté la corrección de su decisión, con su estilo y con sus tiempos que respeto.

¿Y en esto la Legislatura ha estado a nivel de las circunstancias?

Por supuesto. Cada partido y cada bloque ha cumplido sus roles. El oficialismo defendió a su gobierno y la oposición ejerció la función de control para la que han sido elegidos por el pueblo.

¿Intuye que por estas cosas puede haber retoques en el elenco ministerial?

- Entiendo que sí; creo que van a existir cambios pero eso lo decide el gobernador y son sus tiempos que, reitero, respeto mucho.

¿Sigue pensando en la idea de encabezar una fórmula en el 2011?

Claro que si. Ningún dirigente hace una carrera política cuyo fin máximo, cuyo más grande honor no sea aspirar a ser gobernador de la provincia.

¿En las últimas semanas se supo de dirigentes extrapartidarios que alientan su futura candidatura a gobernador pero en un marco que excede al propio radicalismo, es decir con alianzas?

Es verdad y las agradezco. Siempre he sido y seré aliancista. Creo en los acuerdos programáticos de las alianzas políticas y que las mismas sean a favor de ideas y propuestas comunes.

Una de esas figuras es Carrió, con quien acaba de reunirse. ¿Van a marchar juntos?

No debe extrañar tanto que me encuentre con Carrió; lo hemos hecho varias veces este año para hablar temas del campo, la fruticultura, retenciones, entre otras cosas. Yo la he felicitado por el acuerdo alcanzado con la Unión Cívica Radical y la actitud que tiene de trabajar por un acuerdo amplio y generoso para consolidar un bloque opositor pero que al mismo tiempo formule propuestas. Este es un primer paso y creo que en esa estrategia deben estar muchos mas, propiciando el regreso de dirigentes como Cobos, López Murphy y otros.

Saiz dice que una cosa es la Concertación nacional y otra la que existe en Río Negro. ¿Lo cree así?

Cada provincia tiene sus propias dinámicas y realidades políticas y en función de ellas se construye.

Si tuviera que elegir a un compañero de fórmula, ¿radical o de otro partido?

Falta mucho para hablar de fórmulas o candidaturas. He dicho antes que los acuerdos deben ser programáticos y nunca debemos cerrar ninguna puerta. No soy de los que ponen «bolillas negras». Una coalición que aspire al poder y que se sustente en ideas y proyectos comunes debe poner todas las cartas sobre la mesa.

Se habla mucho de Weretilneck para el 2011. ¿Qué opina?

Sin lugar a dudas él es una de las cartas. Es muy buen intendente. Si su partido, el Frente Grande, lo definiera, si se decidiera a arribar a un acuerdo programático y electoral con el radicalismo, claro que sería una alternativa importante y atendible.

¿Cómo ve al PJ?

Intentando superar la derrota del 2007 y, principalmente, sus propias contradicciones.

Comentá la nota