Weretilneck reclamó medidas urgentes para mejorar la seguridad en Cipolletti.

Weretilneck reclamó medidas urgentes para mejorar la seguridad en Cipolletti.
El intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck, reclamó a las autoridades provinciales medidas concretas para revertir la situación de inseguridad que padece la ciudad, puntualizando que “cuando el Estado está ausente, los que ganan son los delincuentes”.
El jefe comunal exigió la creación de la Regional IV de Policía; el refuerzo del personal de las unidades policiales con los 62 cadetes que egresarán en marzo; y la inmediata puesta en funcionamiento de la Subcomisaría Rural, “desjerarquizada y paralizada” desde hace un año.

En una carta dirigida al ministro de Gobierno, José Luis Rodríguez, pidió también la reparación y vuelta a la calle de la totalidad de los patrulleros. “Es terrible comprobar que casi el 50 % de los patrulleros están fuera de servicio por mal funcionamiento y que un 20 % se encuentra en otros destinos. Apenas un 30 % de la flota está operativa, para trabajar sobre una jurisdicción de más de 520.000 hectáreas”, remarcó.

La nota también fue enviada al secretario de Seguridad, Marcial Peralta, y al jefe de la Policía, Víctor Cufré. Tras precisar que el Estado provincial “está perdiendo protagonismo” en la lucha contra el delito, Weretilneck enfatizó que todavía se está a tiempo de revertir la situación.

“La sociedad cipoleña está reclamando medidas concretas para actuar contra la delincuencia”, dijo el intendente de Cipolletti. Luego advirtió que “ya pasó el tiempo de las justificaciones. Y por eso se deben realizar algunos cambios estructurales en la institución policial, que la transforme en la herramienta adecuada para volver a brindar seguridad a nuestra comunidad”.

En tal sentido, reclamó la creación de la Regional IV, con jurisdicción de Catriel a Fernández Oro y con asiento en Cipolletti, que permita implementar “los planes de seguridad más adecuados para una zona que tiene características totalmente diferentes de la Regional II”, a la que hoy pertenece.

En otro punto, Weretilneck destacó la paradoja de que mientras aumentan los delitos en la zona de chacras y los pobladores rurales quedan a merced de los delincuentes, se desmantela la Subcomisaría Rural con sede en Ferri. En tal sentido, recordó que el municipio de Cipolletti realizó un gran esfuerzo para la construcción del edificio y el equipamiento de esa unidad. “Sin embargo, en el último año se la desjerarquizó y paralizó por completo, al carecer de movilidad y de personal”, aseveró.

Otro de los reclamos del jefe comunal fue el refuerzo de las dotaciones policiales de Cipolletti, incorporándoles los 62 cadetes que egresarán de la Escuela de Suboficiales que funciona en la ciudad. Y advirtió que del total de la flota de patrulleros, sólo “el 30 %” está en condiciones operativas para controlar “una superficie de 520.000 hectáreas”, por lo que consideró necesario la inmediata reparación y vuelta a las calles del resto de las unidades.

Comentá la nota