Weretilneck y concejales del FG piden redistribuir el presupuesto educativo

El intendente de Cipolletti, Alberto Weretilneck, y los concejales del Frente Grande pidieron al gobierno provincial y a la UNTER que se sienten nuevamente a negociar por aumentos salariales, tomando como marco una redistribución del actual presupuesto educativo.
Coincidieron en la necesidad de salir de la situación de conflicto y al mismo tiempo encontar respuestas imaginativas ante la crisis económica.

Texto completo del documento sobre el conflicto docente

“La solución es redistribuir el presupuesto educativo”

Pasaron tres semanas de conflicto docente; las clases siguen sin comenzar y los cortes de rutas complican el funcionamiento de la economía. Un conflicto estancado y sin soluciones a la vista es lo peor que nos puede pasar a los rionegrinos, por lo que nos urge modificar esta situación y encausarla. Las posturas contrapuestas del gobierno provincial y del gremio nos llevan a un callejón sin salida, en el que sólo pierden los chicos y adolescentes que concurren a la escuela pública. Por eso les solicitamos a ambos actores que hagan un esfuerzo para buscar una postura intermedia y permita la normalización del sistema educativo, antes de que sea demasiado tarde.

En el actual contexto, debemos pensar más en encontrar soluciones que en defender posturas a ultranza, que lo único que lograrán es agravar la crisis y el perjuicio para los sectores que más necesitan de la educación pública.

Ni el gobierno ni el gremio saldrán totalmente beneficiados si el conflicto se mantiene durante las próximas semanas. Pero para llegar a una solución, las dos partes deberán encontrar la predisposición para negociar y acordar sobre una base sólida.

Entendemos que en la actual situación de crisis económica internacional (con la caída de la actividad, el deterioro de las exportaciones regionales y su impacto en la recaudación impositiva), el gobierno rionegrino no quiera comprometer aumentos que estén fuera de sus posibilidades financieras. Entendemos también las reivindicaciones del sector docente, que se siente postergado y demanda condiciones similares a las de sus colegas de otras provincias patagónicas.

El callejón sin salida, que agudiza y potencia el conflicto, es esta imposibilidad de entender las urgencias de cada una de las partes. Tenemos que romper esta manera de pensar para que el Ejecutivo provincial y la UNTER puedan volver a una mesa de discusión salarial. A esta altura es obvio que ni el gobierno logrará mantener su política de no dar aumentos salariales como que el gremio no alcanzará el porcentaje exigido en su reclamo. Cuanto antes nos demos cuenta, más rápido se normalizará el sistema educativo.

Una fórmula que el gobierno provincial debería explorar es la redistribución del presupuesto educativo: que ambas partes se sienten para buscar un nuevo equilibrio que permita adecuar los salarios. Que la discusión considere diversas variables, como el Fondo de Financiamiento Educativa; las estructuras y la cantidad de funcionarios de las delegaciones regionales; la jubilación de personal en edad de acogerse a este beneficio; los regímenes de licencias, suplencias e interinatos. Estos pueden ser un punto de partida para analizar y buscar alternativas de financiamiento. De esta forma, mantendremos los niveles de actividad del Estado para que pueda intervenir sobre la economía en un momento de crisis; no se complicará el esquema financiero de la provincia; y al fin podrá iniciarse el ciclo lectivo.

Esto sólo podrá lograrse si ambas partes ponen buena voluntad, predisposición y racionalidad en la discusión. Si en cambio priman los intereses personales, estaremos muy lejos de destrabar el conflicto.

Alberto Weretilneck (Intendente de Cipolletti)

Abel Baratti (Presidente del Concejo Deliberante)

Blanca Altamirano (Concejal Frente Grande)

Viviana Pereira (Concejal Frente Grande)

Claudio Di Tella (Concejal Frente Grande)

Comentá la nota