Weretilneck ve una asociación ilícita en las tomas

Luego de anticipar que el municipio irá a la Justicia para que se investigue una presunta asociación ilícita en las últimas tomas de terrenos, el intendente Alberto Weretilneck le pidió a los comerciantes del área céntrica que se mantengan "alertas" por posibles desmanes que se podrían producir mañana, durante la movilización que los ocupantes realizarán hacia el edificio municipal.
Responsabilizó a dirigentes del Polo Obrero y adelantó que en la semana presentará una denuncia penal donde "figurará el nombre, apellido y número de documento" de las personas que estarían detrás de las tomas.

Sorpresivamente, luego de mantener silencio sobre las últimas usurpaciones, el jefe comunal no sólo emitió un comunicado con la anticipación de la decisión de "impulsar las denuncias judiciales contra los responsables de esta organización clandestina" sino que además en declaraciones a los medios de comunicación aseguró que se está "ante un plan organizado, sistematizado y pensado para alterar el orden público en Cipolletti". Anticipó incluso que podrían generarse nuevas tomas.

El texto del comunicado fue hecho público a dos días de producida una segunda ocupación en terrenos ubicados sobre Circunvalación entre el barrio Anai Mapu y el predio de la Unter. Los que comenzaron a asentarse el miércoles eran, según dijeron, "suplentes" de la toma anterior.

"La municipalidad sigue con preocupación la evolución de los distintos asentamientos irregulares que se están impulsando en nuestra ciudad. La sistematicidad de las tomas, las similitudes en los procedimientos y la logística de apoyo que demuestran en cada acto, nos permiten aseverar que no estamos frente a hechos aislados ni espontáneos", inició el comunicado.

Luego de denunciar que hay una organización que "estimula y planifica" los asentamientos en tierras de particulares, el jefe comunal aseguró que se detectó "la existencia de un mercado inmobiliario paralelo, en el que se ofrecen lotes en estos espacios por valores que van de los 5.000 a los 10.000 pesos". Adelantó que van a impulsar acciones legales porque "es una burla para los vecinos que con esfuerzo están construyendo su vivienda, ahorrando para adquirir su terreno o esperando la consolidación de propuestas como el Distrito Vecinal Noreste".

Recordó que en la ciudad se desarrollaron "propuestas alternativas" y que "a pesar de los esfuerzos" se produjeron nuevas tomas. "Estos asentamientos están impulsados por una asociación que cuenta con técnicos, abogados y agrimensores que los asesoran sobre cómo y dónde operar", denunció.

Comentá la nota