Weber: "Quiero una mística diferente en la selección".

Weber:
VOLEIBOL / LA LIGA MUNDIAL: El técnico del plantel argentino dio a conocer la nómina de 19 jugadores con miras al gran compromiso, en junio próximo; no incluyó a Marcos Milinkovic.
Los nombres no son muy distintos, pero se percibe un aire de renovación en el seleccionado argentino. La impresión que causa la charla con Javier Weber, el flamante entrenador de la selección, es que está absolutamente convencido de cuál es el camino que debe transitar para devolver a la Argentina a la elite del mundo. "Yo quiero una mística diferente; el jugador de selección es de una raza diferente", dice. "Tiene que tener un sentido de pertenencia hacia la selección única. Tiene que sentir la victoria y la derrota como algo propio."

Ayer, dio su primer gran paso al frente del seleccionado: dio la lista de los 19 que jugarán la Liga Mundial, del 12 de junio al 19 de julio próximos en Serbia, Francia y Corea. "En la selección, siempre van a estar los que yo considero que son los mejores", afirma. "Respeto totalmente todas las opciones que se han manejado, pero mi mentalidad es que no hay que esperar tres años para ganar."

Jon Uriarte, el anterior entrenador, había encarado un proceso de recambio generacional y apostó a los juveniles, aun a costa de sacrificar resultados. Aunque bajo su tutela surgieron nuevos valores que hoy están en el equipo, no logró el objetivo de clasificarse para los Juegos Olímpicos. "Londres 2012 es un tema importante, por eso todos los contratos se hacen en función de los ciclos olímpicos, pero los objetivos hay que plantearlos año por año, y no a largo plazo", explica Weber. "En 2009 tenemos tres grandes objetivos: llegar a estar entre los mejores ocho equipos del mundo; crear un sentido de mística y de pertenencia para que la gente se sienta identificada, y clasificarnos para el Mundial de Italia 2010 [del 14 al 30 de agosto próximo en la Argentina, Perú, Colombia y Chile]."

¿Cómo se logra todo eso? Para Weber, la palabra clave es equipo. "El jugador de selección tiene un gran sentido de grupo y de equipo. Quiero un equipo diferente al resto. Nosotros no somos los mejores del mundo ni física ni técnicamente, entonces nos tenemos que diferenciar por jugar en equipo como los mejores del mundo, dentro y fuera de la cancha."

Weber fue un capitán carismático y, se nota, pretende transmitirle esa experiencia al equipo: "Mi aporte es darle la cara al equipo. Yo quiero un equipo aguerrido, que sepa lo que hace, que no se entregue nunca y que sufra la derrota como nunca".

La convocatoria, claro, no fue su primer trabajo al mando del seleccionado. En diciembre pasado, realizó una gira por Europa en la que conversó con cada uno de los que serían tenidos en cuenta. "Cada uno va a tener un rol bien específico, va a saber lo que el equipo necesita de él. Si cada uno entiende su rol y lo dona al equipo, vamos a conseguir buenos resultados."

Entre las novedades de la lista figuran los regresos de Pablo Meana y Alejandro Spajic, que no habían sido tenidos en cuenta por Uriarte. "Para mí son dos jugadores muy importantes, experimentados, que están vigentes al ciento por ciento. Han demostrado que siguen siendo los mejores en su posición. Les expliqué muy bien el rol que cumplirían y ninguno tuvo problemas en aceptar la convocatoria." Además, convocó a los juveniles Nicolás Uriarte, Facundo Conte y Sebastián Solé, que fueron campeones en el Sudamericano Juvenil, en Brasil. "Son jugadores que tienen gran futuro en la selección", cuenta. El futuro, precisamente, está en sus manos.

Comentá la nota