Washington pide ayuda con Guantánamo

El titular de Justicia, Eric Holder, dijo que Estados Unidos quería liberar a 30 prisioneros "en las próximas semanas" y esperaba que los países de la Unión Europea colaborasen con el cierre de la prisión. Alemania vacila.
Estados Unidos pidió a Alemania que acepte a diez presos de Guantánamo y entregó una lista a la oficina de la canciller, Angela Merkel. Así lo confirmó el Ministerio de Interior alemán. El secretario de Justicia, Eric Holder, hizo la demanda concreta durante su viaje de cuatro días por Europa, la semana pasada. Holder se reunió con altos cargos de Interior y Justicia de la Unión Europea para explicarles el plan del presidente Obama de cerrar en el plazo de un año la prisión situada en la base militar norteamericana en Cuba.

Tras sus conversaciones en Berlín, Holder comentó a la prensa que unos 30 prisioneros podrían quedar inmediatamente en libertad si un país se ofreciera a recibirlos. Cerca de unos 50 (de un total de 241 presos) no pueden ser devueltos a sus países porque podrían ser torturados o ser condenados en la pena capital. Holder no confirmó "pedidos específicos" o "promesa específicas", lo que contradijo la versión del portavoz del ministerio alemán de Interior.

Puedo confirmar que una demanda concreta de Estados Unidos respecto de la acogida de prisioneros de Guantánamo ha sido transmitida, con nombres e informaciones (sobre estas personas). Su evaluación (en el Ministerio de Interior) comenzará a principios de semana, quizás el lunes mismo", precisó la fuente del ministerio alemán. Daniel Fried, del equipo de Holder, fue quien entregó la lista, de acuerdo con la misma fuente. Fried se ha desempeñado como asistente sobre asuntos europeos para el Departamento de Estado y fue embajador en Polonia: ahora es uno de los hombres clave en la tarea de cerrar Guantánamo, señaló ayer el diario The New York Times.

La coalición gubernamental alemana está dividida frente a la cuestión de aceptar prisioneros: Frank-Walter Steinmeier, el ministro socialdemócrata de Relaciones Exteriores, dijo al presidente estadounidense, Barack Obama, que Berlín estaba dispuesto a acoger a los ex detenidos. Pero los socios conservadores de la Unión Demócrata Cristiana (partido de Merkel) como el ministro de Interior, Wolgang Schauble, no muestran ningún apuro en darle apoyo tangible a la administración demócrata, temiendo que se vea afectada la seguridad del país. Schauble dejó siempre en claro que Estados Unidos tiene la responsabilidad principal con los detenidos de Guantánamo, porque abrió la prisión tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, en semanas recientes el titular de Interior alemán aceptó que Alemania podría considerar albergar a ex detenidos bajo ciertas condiciones y discutió con Holder los detalles de la logística para recibir a los presos. Schauble quiere que Estados Unidos explique por qué ninguno de los 50 presos en condición de ser liberados fueron enviados a sus países o, por el contrario, fueron instalados en suelo norteamericano. El ministro también insistió en que se divulgara la mayor información posible de la historia de los detenidos, los motivos de su captura y cuáles son –si hubiera– los vínculos con grupos terroristas. Holder señaló que su oficina estará preparada para compartir la información de cualquiera de los presos que los países europeos estén dispuestos a asilar. "Le pediremos a un país específico que acepte a determinados detenidos, no a ciegas", dijo el fiscal general norteamericano.

Holder dijo que Estados Unidos quería liberar a 30 prisioneros "en las próximas semanas, no meses", y esperaba que los países de la Unión Europea colaborasen con el cierre de Guantánamo, cuya sola existencia contribuyó en el deterioro de las relaciones transatlánticas.

Hasta ahora, hubo pocas respuestas afirmativas del bloque. Portugal aceptó recibir algunos ex detenidos; Francia dijo que aceptaría uno solo y Polonia declinó, afirmando que como son muy pocos los musulmanes en el país sería dificultoso integrar a los ex presos a la sociedad.

Comentá la nota