Washington se impacienta con el estancamiento con Honduras

Funcionarios estadounidenses de alto rango viajarán esta semana a Honduras para presionar al derrocado presidente Manuel Zelaya y a los líderes de facto del país para que salgan de un estancamiento en una crisis política de cuatro meses.
En una señal de que Washington está cada vez más impaciente con el reiterado colapso de las charlas entre Zelaya y el líder de facto Roberto Micheletti, la secretaria de Estado Hillary Clinton también habló con ambos por teléfono la tarde del viernes, instándolos a hacer concesiones.

"La secretaria discutió con cada unos de ellos las estrategias para que el proceso avance. Los instó a ambos a mostrar flexibilidad y redoblar sus esfuerzos por llevar la crisis a su fin", dijo ayer Virginia Staab, portavoz del Departamento de Estado.

Washington expresó su decepción con el estancamiento en las charlas que apuntan a solucionar la crisis provocada por el golpe de Estado del 28 de junio que contó con el apoyo del Ejército y envió a Zelaya al exilio.

Hace más de un mes el presidente derrocado regresó a escondidas a su país y desde entonces se encuentra refugiado en la Embajada de Brasil.

Comentá la nota