Walter Basilio Barrionuevo Se reúne hoy con la Presidenta

En el marco de la mesa de diálogo convocada por el Poder Ejecutivo de la Nación, el gobernador de la Provincia, Walter Basilio Barrionuevo, será recibido hoy por la presidenta Cristina Fernández.

Entre los temas a plantear por el Mandatario jujeño se destaca el estado de las finanzas públicas, sensiblemente afectadas en lo últimos meses, producto de la caída de la recaudación nacional.

Al igual que otros distritos provinciales, Jujuy experimenta dificultades financieras para afrontar en tiempo y forma sus compromisos, entre ellos el pago de sueldos a los agentes de la administración pública.

La situación financiera desvela por igual a funcionarios, políticos, gremialistas y ciudadanos. Tanto así, que desde sectores de oposición y hasta del mismo oficialismo se sugirió al Gobernador transmitir con firmeza a la Presidenta la necesidad de que Nación responda con mayor dedicación a las demandas de los jujeños.

El diputado Miguel Alfonso Rioja, con un amplio conocimiento del laberíntico esquema de las finanzas públicas, hizo un breve análisis de la situación nacional y su impacto en las estructuras provinciales dependientes de la coparticipación y de los recursos que entrega la administración central.

La evaluación del legislador justicialista lejos está de generar calma o dar lugar a una proyección optimista. Su vaticinio es contundentes: "En lo financiero, a las provincias les depara un período complicado".

Aunque observó que la situación económica en el contexto mundial transita por un camino con tendencia a la normalización, consideró que la problemática debe ser abordada desde diversos puntos inherentes a nivel provincial y nacional.

En coincidencia con otros enfoques, tales como el del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy o del mismo gobernador Barrionuevo, sostuvo que "la situación fiscal es complicada y no sólo de Jujuy, sino de todas las provincias, con un alto nivel de compromiso con la deuda pública".

"Se debe tener en cuenta una serie de temas a atender, como los compromisos con la salud, seguridad, vivienda y educación, que demandan mayores recursos, decisiones y soluciones", analizó.

Para Rioja es tiempo de que, en el marco del proceso de diálogo motorizado por la presidenta Fernández, los gobernadores traten las coaliciones provinciales, pues en ese contexto de discusión, la agenda legislativa nacional deberá tratar temas importantes para paliar el desequilibrio financiero que experimentan las provincias y que se acentuará en el segundo semestre.

LA CRISIS FISCAL

Una de las más severas difucultades que afronta por estos días el gobierno nacional es el fantasma de la crisis fiscal que nuevamente merodea y que amenaza con extenderse impiadoso a las provincias.

No existe una causa única de este panorama fiscal, sin embargo la razón más significativa es la más simple de plantear e interpretar: Los ingresos totales aumentaron al 12% anual y, simultáneamente, los gastos totales subieron a una tasa del 31% anual.

En síntesis, se gasta más de lo que se recauda.

El Estado nacional incrementó sus erogaciones de manera desproporcionada a sus posiblidades de ingreso, situación que sería de mayor gravedad aún de no haber echado mano a otras "cajas".

El país arrastra desde 2008 un proceso de deterioro fiscal nutrido de los efectos de la Resolución 125, del traspaso de los ahorros en las Afjp y el endeudamiento con el Banco Nación, entre otras medidas que provocaron el estado recesivo de la economía.

Compleja resultará la tarea para que los aparatos productivos y generadores de riquezas vuelvan a confiar y, de allí, reactivar una economía jaqueada por políticas inconsistentes.

Comentá la nota