Walter Abarca se refirió a la ley de medios

En estos días en el país se debate sobre una nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. En medios de comunicación locales tales como CN Saladillo y FM 90 se dieron a conocer posturas sobre las cuales me interesaría dejar sentado mi pensamiento, como militante político e integrante del gobierno que luego de 26 años de democracia ha llevado adelante una reforma a la ley, que regula un elemento determinante para la democracia y la formación de los pueblos como es la comunicación Social.

En primer lugar debemos aclarar que una "Licencia", es en Derecho, un Contrato mediante el cual una persona recibe de otra el derecho de uso de sus bienes. En el caso de las licencias de medios de comunicación, es el Estado el que concesiona el uso del espectro radioeléctrico.

Y aquí cabe otra aclaración, el espectro radioeléctrico es un recurso natural de carácter limitado, que constituye un bien de dominio público, sobre el cual el Estado ejerce su soberanía. Por lo tanto, si el Estado otorgara con carácter ilimitado el uso de una frecuencia del espectro radioeléctrico, estaría regalando a un privado un recurso que es de todos los argentinos.

Es por esto que la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, establece, a mi entender, el más transparente mecanismo de otorgamiento de licencias: EL CONCURSO PÚBLICO.

Se dice:

"Esta normativa no fue explicada a los ciudadanos por el gobierno nacional, motivo por el cual hay mucho desconocimiento en la población. Sólo se postula que es un proyecto antimonopólico, pero no por eso ampara las radios locales. En un país signado por los antagonismos, esta ley parece ser parte de lo mismo. Algunos postulan que sólo se puede estar a favor o en contra, pero esta visión tajante no deja ver que el proyecto puede ser perfectible".

Los comunicadores sociales no desconocerán que estamos en democracia y siempre habrá quienes estén a favor y quienes estén en contra de determinados temas y, que todo es perfectible, porque no existe el ser humano perfecto, pero tampoco escapará a su conocimiento, que esta ley se viene discutiendo desde hace 26 años y que con distintos matices, Raúl Alfonsín durante su presidencia tuvo un proyecto de ley, Carlos Menem el suyo, lo mismo Fernando De La Rúa y también hubo uno elaborado por Senadores nacionales del Partido Justicialista en el año 1996. Por lo tanto, no se podrá negar que esta discusión es posible porque existe la decisión política necesaria para tratar definitivamente este tema y no seguir pateándolo para adelante. Además, cabe destacar que este proyecto pasó por un procedimiento de foros por todo el país donde se le introdujeron más de 200 modificaciones al presentado en el mes de marzo por la Presidenta de la Nación. Seis meses resulta un tiempo prudencial para leer 130 hojas.

"Pretendemos la creación de la figura jurídica "Radios de Gestión Privada Local", en relación a su ubicación demográfica, su arraigo en el lugar de origen, la elaboración de contenidos propios, el personal que ocupan, la categoría que detentan en los permisos y licencias que oportunamente fueron otorgados y el volumen de facturación de las mismas. Este pedido se sustenta en que las radios del interior de nuestra provincia y el resto del país han sido definidas en la ley como "con fines de lucro", equiparándolas con medios cuya envergadura económica y poder territorial ostentan una posición dominante en el mercado de las comunicaciones ".

El artículo 96 dice: El cálculo para el pago del gravamen estipulado por los artículos anteriores se efectuará conforme a las siguientes categorías:

A: para medios con área de prestación en la ciudad autónoma de Buenos Aires.

B: para medios con prestación de servicios en ciudades con más de 600.000 habitantes.

C: para medios con prestación en áreas de menos de 600.000 habitantes.

D: para medios con prestación en áreas con menos de 100.000 habitantes.

Y el monto a pagar en casos como nuestra ciudad, es el 1% de la facturación anual.

Pero a su vez el artículo 86 establece tiempos mínimos de transmisión para los casos donde el funcionamiento las 24 horas no sea rentable, 10 horas para comunidades de menos de tres mil habitantes, y 12 horas para comunidades como las nuestras, de entre 3.000 y 100.000 habitantes.

"También consideramos que se debe eliminar o restringir a las cooperativas que prestan servicios públicos monopólicos como luz, gas o teléfono, de la posibilidad de recibir licencias de radio por adjudicación directa y a perpetuidad. El fundamento principal es que estas entidades solventan sus acciones con el aporte de socios que obligadamente deben ser clientes de las mismas, tomando como base que en muchos casos operan con presupuestos aún superiores a los de los propios municipios".

El artículo 30 que permite a las cooperativas ser licenciatarias de servicios de comunicación audiovisual establece claramente que estas deberán:

a) conformar una unidad de negocio a los efectos de la prestación del servicio de comunicación audiovisual y llevarla en forma separada de la unidad de negocio del servicio publico del que se trate;

b) llevar la contabilidad separada y facturar por separado las prestaciones correspondientes al servicio licenciado;

c) No incurrir en practicas anticompetitivas tales como las practicas atadas y los subsidios cruzados con fondos provenientes del servicio público hacia el servicio licenciado;

d) Facilitar –cuando sea solicitado- a los competidores en los servicios licenciados el acceso a su propia infraestructura de soporte, en especial postes, mástiles y ductos, en condiciones de mercado. En los casos que no existiera acuerdo entre las partes, se deberá pedir intervención a la autoridad de aplicación;

e) No incurrir en prácticas anticompetitivas en materia de derechos de exhibición de los contenidos a difundir por sus redes y facilitar un porcentaje creciente a determinar por la autoridad de aplicación a la distribución de contenidos de terceros independientes.

En este punto también cabe aclarar que al tratarse de una licencia jamás podrá ser a perpetuidad.

"Solicitamos la limitación del espectro radioeléctrico a las realidades locales, regionales y territoriales, y reconocer expresamente la labor de los radiodifusores que ejercen la función periodística en nuestras ciudades de origen. Quienes estamos trabajando en el interior sabemos del importante rol social que cumplen las radios de las ciudades como la nuestra".

La ley en su artículo 36 habla de la calificación y dice textualmente "en cada llamado a concurso o procedimiento de adjudicación, la autoridad de aplicación deberá insertar la grilla de puntaje a utilizar correspondiente a la propuesta comunicacional, conforme los objetivos expuestos en los artículos 2 y 3, así como una grilla de puntaje referida a la trayectoria de las personas de existencia visible que formen parte del proyecto, a fin de priorizar el arraigo". (Agregado a pedido de Radiodifusores Independientes Asociados)

A su vez el artículo 44 habla de la INDELEGABILIDAD y dice que la explotación de una licencia o autorización de los servicios de comunicación audiovisual deberá ser realizada por su titular. Considera falta grave ceder a cualquier titulo o venta de espacios para terceros de la programación de la emisora en forma total o parcial; celebrar contratos de exclusividad o delegar en un tercero la distribución de los servicios de comunicación audiovisual.

Es decir, esta ley viene a poner en manos de los comunicadores sociales las herramientas para el desarrollo de sus funciones.

Asimismo sugerimos que los porcentajes a adjudicar a las descriptas como "radio sin fines de lucro" estén en igualdad de condiciones para participar y concursar frecuencias de modo tal de no dañar a aquellos que desde la legalidad están obligados a sostener las mismas obligaciones que los grandes medios.

El único régimen especial que establece la ley está contemplado en el artículo 49 y es para emisoras de muy baja potencia y serán con carácter de excepción, en circunstancias de probada disponibilidad de espectro y en sitios de alta vulnerabilidad social y/o escasa densidad demográfica y siempre que sus compromisos de programación estén destinados a satisfacer demandas comunicacionales de carácter social. Que sea sin fines de lucro no significa que no tenga que participar de un concurso para la adjudicación de una licencia. La ley especifica que las AUTORIZACIONES (establecidas en el artículo 37), serán para personas de existencia ideal de derecho público estatal, para universidades nacionales, institutos universitarios nacionales, pueblos originarios y para la Iglesia Católica, y se realizará a demanda y de manera directa, de acuerdo con las disponibilidad del espectro, cuando fuera pertinente.

"Se aseguró que la actual ley de radiodifusión que está por aprobarse permitirá una licencia por diez años del medio del que es propietario pero por única vez sin saber qué va a suceder después".

La ley en su artículo 40 habla de las prórrogas y dice textualmente: "las licencias serán susceptibles de prórroga por única vez, por un plazo de 10 años, previa celebración de audiencia pública realizada en la localidad donde preste el servicio, de acuerdo a los principios generales del derecho público en dicha materia. Al vencimiento de la prórroga los licenciatarios podrán presentarse nuevamente a concurso o procedimiento de adjudicación.

Es decir, se sabe claramente que a los 20 años, los comunicadores sociales de todo el país deberán rendir examen y demostrar a través de un concurso público que son idóneos para estar al frente de un medio de comunicación social del cual son licenciatarios, no propietarios.

"Desde algunos medios locales postulamos que existe una postura que busca sumar al proyecto cuestiones que no se han tenido en cuenta, porque a veces parece que se quiere legislar "en contra de" y no "a favor de". Esperemos que nuestros legisladores entiendan que nosotros también queremos que una nueva ley reemplace a la de la dictadura, pero que ésta surja de un diálogo verdadero y sincero entre todos los involucrados."

Por todo lo expuesto no encuentro temas que no hayan sido contemplados, tal vez sí conceptos erróneos en cuanto a lo que efectivamente dice la media sanción de la ley. Y espero poder así aportar a la clarificación de algunos puntos que pudieran generar incertidumbre, sobre todo a los medios afectados.

Comentá la nota