Se vulneraron las ordenanzas que regulan taxis y remises, dijo el titular de la AMT

El presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte Emilio Rodríguez Tuñón se manifestó optimista ayer respecto a las resoluciones que se puedan adoptar en el marco de la mesa de discusión creada para considerar los reclamos de taxistas y remiseros que plantean objeciones mutuas y exhiben de un tiempo a esta parte un cierto grado de enfrentamiento, en la disputa callejera por pasajeros.
En uno de los últimos planteos al municipio por parte de los taxistas el reclamo llegó en caravana hasta las instalaciones del centro Cívico Municipal, ocasión en la que representantes de la Federación Nacional de Conductores de Taxis rechazaron dialogar con otro funcionario que no sea el intendente Miguel Isa quien finalmente los recibió.

El planteo de los taxistas se centra fundamentalmente en la falta de control del sistema de remis, originalmente concebido como un servicio diferencial que puede ser requerido solo por teléfono, inclusive por Internet, pero no puede levantar pasajeros en la calle.

La semana pasada, Municipalidad atendió otro reclamo, esta vez de remiseros que fueron recibido por el jefe de Gabinete Municipal, Jorge Vidal Casas. Miembros de la Cámara Salteña de Agencias Titulares de Licencias y Conductores de Remises (CASAR) y de la Asociación de Trabajadores de Remises de Salta, plantearon las dificultades que tiene para su tarea en el contexto de crisis, se les anunció que tendrán un descuento del 50% en el canon y patentamiento por el lapso de un año, siempre y cuando hayan hecho el trámite antes del 12 de julio y se los derivó también a la mesa creada en el ámbito de la AMT.

El presidente de la AMT dijo ayer que "se ha excedido holgadamente la oferta de taxis y remises; hay un mercado, el de los pasajeros, que no da a basto. Estamos ante una realidad que indica que se han vulnerado los parámetros de la reglamentación vigente, debemos partir de reconocer que la situación es crítica y ahora debemos asumir la responsabilidad de plantear una solución", afirmó.

El funcionario añadió que "estamos frente a una cuestión cultural arraigada, porque los pasajeros saben que no deben requerir un remis en la calle, pero todos debemos ayudar porque estamos contribuyendo a una situación irregular"

Comentá la nota