Vuelven a robar en Las Praderas

No pasaron dos meses del último hecho de inseguridad, cuando un nuevo robo volvió a golpear al selecto country de la zona de Open Door.
Una colección de cuchillos que estaba en una casa del Club Campos de Golf Las Praderas de Luján fue robada este fin de semana, según denunció el diplomático y residente en este exclusivo aunque algo inseguro emprendimiento urbanístico privado de Open Door, Gerardo Manuel Biritos.

La colección estaba compuesta por cinco cuchillos que junto con un revólver y diversos objetos de valor fueron sustraídos de su residencia en momentos en que en la casa no se encontraba nadie. Ante esta situación, las primeras sospechas volvieron a posarse sobre los vigiladores del lugar.

El hecho ocurrió puntualmente en la Unidad Funcional 155 que suele ser habitada ocasionalmente los fines de semana.

Según transcendió de fuentes policiales, Biritos denunció el robo de un cuchillo de combate de Nepal, otro de la marca finlandesa Philkars, un cuchillo artesanal con hoja damasquina y otros dos con mango de hueso. Además le robaron un revólver calibre 38 marca Smith & Wesson.

Biritos detalló a los policías que cree que durante el fin de semana los ladrones, que no forzaron puertas ni ventanas, entraron más de una vez a su casa y sospecha de los vigiladores que custodian el predio.

La víctima del robo fue embajador de la Argentina en India entre 1998 y 2004. En noviembre de 2004, el Centro de Estudios de Relaciones Internacionales de Rosario editó el texto de su autoría "La estructura del Poder Mundial en el Siglo XXI: el efecto BRIC: Brasil, Rusia, India y China. ¿Realidad o fantasía? Política Exterior de la India".

Con este nuevo ilícito, ya suman dos casos en los últimos dos meses. A principios de septiembre, una banda integrada por unos siete delincuentes asaltaron a dos familias, las redujeron y escaparon en el auto de una de las víctimas tras derribar una reja. Un año antes, también varios delincuentes entraron y asaltaron a tres familias sin que los vigiladores advirtieran nada extraño.

Tras los asaltos ocurridos hace menos de dos meses, la vigilancia privada contratada por la administración del lugar fue motivo de debate. De hecho, se realizaron un par de reuniones pero como suele ocurrir en estos casos nunca se supo qué resolvieron los residentes de country.

Comentá la nota