Vuelven a estudiar restricciones a la nocturnidad

El gobernador Daniel Scioli recibió el lunes a representantes de boliches bailables de la provincia con los que acordó avanzar en una serie de controles de la actividad nocturna que serán puestos a consideración de otros sectores.

Aunque no se confirmó el establecimiento de un tope horario para los boliches, esa posibilidad fue nuevamente barajada. En tanto, Scioli reveló que más de 1000 jóvenes mueren al año en la provincia por causas relacionadas al consumo excesivo de alcohol. Desde la Subsecretaría de Adicciones bonaerense dijeron a la agencia DIB que la estadística incluye peleas callejeras, accidentes automovilísticos, entre otras causas, que tienen por protagonistas a jóvenes excedidos en la ingesta de alcohol.

En esa línea, un informe del Ministerio de Salud bonaerense dio cuenta de un aumento de entre el "20 y el 25" de atenciones en guardias hospitalarias del conurbano provincial durante las madrugadas del fin de semana. En el 70 por ciento de los casos se trata de chicos menores de 25 años, mientras que un 24 por ciento de las atenciones en guardias involucra a menores de 18 años.

Los alarmantes datos fueron dados a conocer en una conferencia de prensa encabezada el lunes a la tarde por Scioli en la Gobernación provincial de la que participaron funcionarios y los representantes de la Cámara Bonaerense de Confiterías Bailables con los que se reunió previamente.

DIB destacó que si bien de la reunión no surgieron medidas concretas de inmediata aplicación, Scioli y los propietarios de boliches acordaron una serie de puntos para poner a consideración de otros actores involucrados en el control de la actividad nocturna. Una de ellas, extremar los controles de alcoholemia en "la previa" –las horas anteriores al ingreso al boliche- pero también en la puerta de los boliches para evitar que ingresen jóvenes alcoholizados que luego ocasionan problemas en el interior del local bailable.

Otro de los puntos consensuados fue el estricto control del ingreso de menores de 18 años a los boliches –hoy tienen el acceso prohibido pero no se cumple a rajatabla-; y cerrar las barras de bebidas 1 ó 2 horas antes del cierre del local, una medida que está en vigencia pero no se cumple, según reconocen los mismos dueños de boliches.

También se habló de prohibir la venta de las denominadas jarras "loca" y "atómica", que en un litro o más mezclan distintos tipos de bebidas alcohólicas y pastillas que se venden en algunos boliches y fiestas del conurbano.

No obstante, está claro que no todas estas medidas gozan del mismo consenso. De hecho, mientras fuentes oficiales sostuvieron que durante la reunión los dueños de boliches se comprometieron a prohibir la venta de estas "jarras", dos empresarios del rubro consultados por DIB dijeron que se trata de una medida "inaplicable" en cuanto al control, ya que el mismo contenido de la jarra la pueden consumir los jóvenes en 4 o 5 vasos.

Los dueños de boliches dejaron en claro que apoyarían una medida para fijar un límite de cierre de sus locales sólo si hay consenso con Capital Federal, tal como pretende Scioli.

Comentá la nota