Vuelven a aumentar las naftas y el gasoil en todo el país

En el Gran Buenos Aires se realizaron los ajustes más fuertes, de hasta un 2,5%, desde el lunes. Ahora, se espera que Petrobras, Esso y Shell también retoquen sus precios de venta
YPF, la mayor petrolera de la Argentina, comenzó a aumentar los precios de las naftas y el gasoil en todo el país desde el principio de la semana.

En promedio, los nuevos valores marcan una suba de un 1,7% a nivel nacional, pero en algunos casos, como en la provincia de Buenos Aires, los retoques llegan hasta el 2,5 por ciento.

De acuerdo con los nuevos precios que marcan los surtidores de la empresa en la Capital, el litro de nafta súper cuesta ahora $ 3,009, un 1,7% por encima de los $ 2,958 que indicaban la semana pasada.

Así, ya no se puede conseguir el producto a menos de $ 3 en ninguna boca de expendio de la Ciudad de Buenos Aires, dado que el resto de las empresas –Esso, Shell y Petrobras– ya habían superado esa barrera luego de diversos aumentos que aplicaron a lo largo del año.

En el Gran Buenos Aires, en tanto, el nuevo precio de la nafta más vendida del mercado será de $ 3,069 el litro, un 2% por encima de los $ 3,009 que se conseguía hasta la semana pasada. El mismo valor rige desde el lunes en La Plata.

Por su parte, el gasoil sufrió el ajuste más fuerte: pasó en Capital desde los $ 2,026 el litro hasta los $ 2,260, que arrojan un ajuste de 2,4 por ciento.

Con los últimos retoques, la petrolera registra un incremento en el año de la nafta súper que vende en la Ciudad de un 13,5% (en enero costaba $ 2,65, según números oficiales).

El gasoil, en tanto, se ubica un 16% por encima de los $ 1,95 el litro que marcó en el primer mes 2009.

Los productos premium, como la nafta Fangio y el gasoil del mismo nombre, no sufrieron modificaciones.

Mercado desparejo

YPF domina más del 50% del mercado de combustibles, por lo que marca el ritmo de los aumentos en los surtidores. Suele ocurrir que cuando esa petrolera aplica subas como las de esta semana, el resto de las compañías la sigue.

En rigor, las petroleras aplicaron varios ajustes de precios en lo que va del año. En cada caso los justificaron a partir de los mismos argumentos: subas en el costo de la materia prima (el petróleo) y la devaluación.

Sucede que las empresas refinadoras pagan el barril de crudo a las que lo producen –Pan American Energy, Oxy, Tecpetrol y Pluspetrol, entre otras– en billete verde, pero cobran por el combustible en pesos. De manera que comprar petróleo, en moneda local, les cuesta un 12% más caro que a principios de año (pasó de $ 3,45 en enero a $ 3,85 ayer).

Pero en esta ocasión en el mercado aseguran que el aumento de YPF estuvo justificado en otro motivo.

Precios bajos

La empresa de Repsol y la familia Eskenazi suele tener los precios más bajos. En un contexto en que la actividad cayó y el Gobierno sigue de cerca la evolución de las pizarras, el resto de las petroleras bajó el procesamiento de petróleo, por lo que aumentaron los requerimientos de los consumidores hacia YPF. Ahora, la empresa tiene problemas para abastecer su cuota. "Aumentaron los precios para acercarse al resto de las marcas", explicaron fuentes que conocen el negocio.

Comentá la nota