Vuelve la tensión por la disputa en el gremio de trabajadores lácteos

Vuelve la tensión por la disputa en el gremio de trabajadores lácteos
La disputa interna dentro del gremio de los trabajadores de la industria láctea (Atilra), que en diciembre pasado explotó con un sangriento enfrentamiento en Rosario que terminó con un muerto, tendrá hoy un nuevo pico de tensión. Es que los grupos antagónicos volverán a encontrarse en una asamblea que se realizará al mediodía en la localidad de El Trébol. El gobierno provincial dispuso un fuerte operativo de seguridad pero al mismo tiempo pidió un compromiso a los referentes gremiales para evitar episodios de violencia.
Los sucesos de diciembre fueron el corolario de un enfrentamiento entre la conducción de Atilra Rosario con el gremio nacional. Luego del violento choque, la filial rosarina fue intervenida por el secretariado nacional y sus afiliados pasaron a depender de la seccional El Trébol. Allí se realizará hoy una asamblea en la que unos 370 trabajadores deben elegir la junta electoral para las elecciones pautadas para fines de julio.

Los dirigentes rosarinos desplazados luego de la intervención, nucleados en la lista "7 de Febrero", decidieron participar de esa elección y hoy viajarán acompañados de un centenar de trabajadores locales para votar en la asamblea.

Desde este sector demandaron por nota a los ministerios de Seguridad y Trabajo provincial que la policía brinde las garantías necesarias para su desplazamiento. En diciembre pasado, fueron los afiliados nucleados en Atilra nacional los que "bajaron" a Rosario para enfrentarse con sus pares. Hoy será al revés. Los rosarinos se trasladarán en caravana a uno de los bastiones del oficialismo del gremio nacional.

Este nuevo capítulo de la pelea se produce en momentos en que recrudecen los conflictos laborales con la patronal láctea, como en el caso de Cotar.

El apoderado de la agrupación de los trabajadores lácteos rosarinos, Víctor Luna, fue quien elevó ayer mediante una nota a las carteras de Seguridad y de Trabajo el pedido de garantías para el normal desarrollo de la asamblea. "La intención es evitar la reiteración de los lamentables hechos acaecidos el 3 de diciembre", recuerdan.

El gobierno provincial salió a poner del lado de los dirigentes de Atilra nacional y de la ex filial Rosario la responsabilidad de evitar enfrentamientos y exigió "reflexión" a los dirigentes. También elevó su postura a las cúpulas de la CGT y CTA. La viceministra de Trabajo, Alicia Ciciliani, dijo que habrá un fuerte operativo de seguridad pero también remarcó que "la policía no está para cuidar bandas armadas que saben que habrá violencia".

"Los conflictos no nos asustan pero cada uno debe asumir la responsabilidad que le corresponde", dijo.

Pero la preocupación en el Ejecutivo, y en particular para el Ministerio de Seguridad, en torno a la resolución de esta interna gremial quedó expuesta en el operativo de seguridad que rodeará la asamblea. El propio jefe de Policia provincial, Juan Luis Hek, quedó a cargo de la operación. Anoche explicó que el operativo empezará desde las 6 de la mañana y que habrá custodia policial para el "convoy" de trabajadores rosarinos. También dijo que se desplazará hasta El Trébol un grupo de la infantería desde Santa Fe para respaldar a los efectivos que dispondrá la Unidad Regional 18.

El secretario general de la seccional El Trébol de Atilra, Jorge Alvarez, pidió tranquilidad. "Nosotros vamos a realizar normalmente una asamblea como las que hemos realizado siempre acá, donde garantizamos la seguridad de los trabajadores". Y se animó a aventurar que "al que le toque perder se irá tranquilo como llegó".

Obreros de Cotar, en huelga

Los trabajadores de la planta láctea de Cotar iniciaron ayer un paro por tiempo indeterminado en reclamo de que la empresa cancele la deuda salarial con los operarios, que además denunciaron el vaciamiento de la firma.

Los 250 trabajadores de la planta de calle Humberto Primo al 1.200 rechazaron por "insuficiente" un plan de pagos presentado por la empresa para cancelar el pasivo que incluye el 80 por ciento del sueldo de abril, aportes previsionales, obra social y ART.

Desde hace más de un mes, los trabajadores de la firma vienen denunciando esos incumplimientos y advirtiendo sobre un nuevo convenio de asociación entre la cooperativa de tamberos y la empresa Sancor, que apuntaría a desvincular a la empresa de Sunchales en caso de una quiebra de Cotar. Para los obreros, se trata de un virtual vaciamiento que dejaría en la calle a 250 personas mientras que Sancor podría quedarse con las máquinas y la marca de la cooperativa rosarina.

La preocupación por los obreros de Cotar excede los límites de Rosario. El Concejo municipal de Totoras, ciudad desde la que diariamente se desplazan 50 personas para trabajar en la cooperativa rosarina, aprobó una declaración a través de la cual reclaman la intervención del gobernador Hermes Binner, y de los intendentes de esa ciudad, Nelson Marcolini y de Rosario, Miguel Lifschitz.

Cotar también tiene planta en Totoras. Pero como consecuencia de su paralización, hace unos ocho meses, los obreros de esa ciudad comenzaron a viajar a Rosario para cumplimentar sus tareas.

"Es una empresa que no tiene materia prima propia, primero paralizaron la planta de Totoras y ahora vemos con preocupación cómo le han bajado el nivel de actividad a Rosario", dijo el delegado gremial Víctor Vega.

Comentá la nota