Vuelve la solicitud de la tarjeta en Paraná

Los clientes buscan tarjetas de crédito por los planes largos, descuentos y beneficios que se otorgan por la compra. Obtener un plástico demanda unas 48 horas para la aprobación y en 15 días la gente lo tiene en su casa.
Se acercan las fiestas de fin de año, despedidas, Navidad, Año Nuevo y vacaciones.

Para muchos éstas son buenas excusas para adquirir una tarjeta de crédito y comprar todo lo que hace falta para despedir 2009 y recibir el año próximo. Ya en el comercio de Paraná se percibe una lenta recuperación económica. Los bancos que ofrecen tarjetas de crédito notan mayor demanda de plásticos, desde hace unos tres meses.

La gente poco a poco está confiando otra vez en la economía y se anima a sacar una tarjeta para poder acceder a una múltiple cantidad de productos que, incluso, tienen descuentos si se pagan con tarjeta. Otro de los motivos es la vuelta de los planes largos sin intereses que ofrecen determinadas comercios. En otros, si bien hay intereses, volvió la posibilidad de comprar un artículo y pagarlo al año, situación que a principio de año era imposible.

"No todos los comercios ofrecen planes largos sin intereses", aclaró Hernán Lassus, de banco Macro. Contó que algunas tarjetas cierran operaciones con determinados comercios y publicitan esta posibilidad sólo con ese local. La misma tarjeta, en otro comercio tendrá un interés si adquiere el producto con un pago de 12 cuotas.

Nicolás Bachetti, encargado de prensa del Banco de Entre Ríos, mencionó que la demanda de tarjetas volvió. No es alta, pero se reactiva de a poco. Contó que el banco suma clientes por la publicidad de una nueva tarjeta que tienen beneficios "y eso es lo que busca la gente. Planes largos sin intereses". Además indicó que el gasto que está efectuando la gente con la tarjeta es mayor que por ejemplo, lo que consumía en agosto.

Claudio Barreiro, gerente de la sucursal del banco Galicia, confirmó también que se nota una reactivación en la solicitud de las tarjetas. El banco ofrece tres plásticos con múltiples beneficios. Adquirir una tarjeta demanda unas 48 horas para la aprobación y en 15 días la gente tiene el plástico en su casa. "Hay más demanda por la gran cantidad de descuentos y beneficios que tiene la gente con una tarjeta cada vez que sale a comprar en los supermercados o en otros locales comerciales", dijo.

Todas las tarjetas de crédito han comenzado a generalizar un producto que había desaparecido del mercado: los planes largos sin interés.

En lo que podría considerarse como una aplicación de la clásica estrategia bélica que asegura que no hay mejor defensa que un buen ataque, los plásticos han vuelto a ofrecer las 12 cuotas, a precio de contado y sin recargo. Es más, algunas, para ciertos comercios y productos, ya proponen 18 y hasta 24 cuotas en esas condiciones. "Lo que pierden los bancos en estas promociones, lo ganan asegurando un cliente fijo durante dos años", contó Lassus.

Los planes largos sin interés vivieron su gran momento entre 2005 y 2007, pero desaparecieron el año pasado. El escenario empeoró con la crisis internacional; la financiación se fue encogiendo hasta quedar acotados a grandes superficies y para la adquisición de los productos más afectados por las ventas, como electrodomésticos y computación.

Comentá la nota