Vuelve Schiaretti y define su estrategia

Reclamará los casi $ 400 millones que le adeuda la Nación. No se descarta la emisión de bonos, por caso, para proveedores.
El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, retomará hoy sus funciones, luego de su gira comercial por el continente asiático, y deberá abocarse a un complicado panorama financiero y gremial.

A las ya extendidas protestas de los empleados públicos provinciales y los maestros se agregan las quejas de distintos sectores productivos por las subas impositivas contenidas en el presupuesto 2010.

Mientras tanto, la canilla que podría descomprimir la difícil situación financiera –el pago por parte de la Nación de los fondos que le adeuda a la Provincia tanto por el Programa de Asistencia Financiera (PAF) como por la Caja de Jubilaciones– sigue cerrada. El Banco de Córdoba informó que, hasta ayer, no había ingresado ni un peso.

Fuentes consultadas aseguran que la Provincia está en condiciones de pagar los sueldos de noviembre. Pero los salarios de diciembre, un mes que viene con aguinaldo, plantean un desafío más complicado.

La cuenta de la Provincia en el Banco de Córdoba podría quedar este mes con un saldo a favor del Banco del orden de los 50 millones de pesos. Eso es gracias a que el Banco Central ya dio una dispensa. Ese rojo no puede superarse por mucho más.

Hasta mediados de la semana que viene el panorama no debería variar. El martes vence la suscripción del Boncor, el bono emitido por la Provincia para conseguir, en una primera fase, 150 millones de dólares.

Después del martes, se abre un ramillete de opciones. O por lo menos eso surge de las numerosas versiones que circulan en los últimos días. Algunas son políticas y otras son de carácter financiero.

Entre las primeras, está la posibilidad de que la Provincia endurezca su posición frente a la Nación, planteando alguna medida judicial adicional. El gobernador ya hizo un planteo por la deuda del PAF y de la Caja.

También hay funcionarios que hablan de trabar un embargo "o algo por el estilo", confió una fuente. "Algo hay que hacer", agregó.

Otra alternativa política es que el gobernador busque un nuevo acercamiento con el gobierno kirchnerista. "Arreglar", como se dice en la jerga. Una fracción del gabinete que mantiene sus lazos con el delasotismo sería más proclive a esta opción. El problema es que se supone que Schiaretti y los Kirchner ya hicieron las pases y el dinero no llega.

El 28 de setiembre último, Schiaretti mantuvo una reunión reservada con el matrimonio K. Acordaron que la Nación iba a cumplir con los pactos firmados y que el gobernador no cuestionaría en público al Gobierno.

Schiaretti cumplió su parte, pero los fondos nunca llegaron. Hoy la deuda de la Nación es de 373,9 millones de pesos y trepará a más de 500 millones, cuando a fin de mes venzan otra cuota del PAF y por el déficit de la Caja.

Entre las medidas de corte financiero, no se descarta la emisión de algún tipo de bonos. Por ejemplo, se menciona un título parecido a los viejos Docof (que a la Provincia le servían para pagar a proveedores y a éstos para cancelar sus deudas impositivas o para vendérselos a deudores de impuestos interesados en pagar con algún descuento).

Comentá la nota