Vuelve el factor X.

NBA: Ginóbili está listo para regresar hoy ante Atlanta; los Spurs necesitan su toque ganador, tal como lo describió el DT Popovich.
Manu es nuestro comodín, es el jugador que nos asegura una cierta cantidad de triunfos cada temporada", afirmó Gregg Popovich a principios de este mes, cuando la ausencia de Emanuel Ginóbili empezaba a sentirse en los Spurs.

"Tal vez sea con un rebote ofensivo, con un recupero, con un triple o una penetración; no sabemos, pero seguro que Manu hará algo clave para ganar. Es nuestro toque diferente, nuestro factor X. No tenemos ahora un jugador con esa condición", aclaró el técnico.

Ayer, al fin, llegó la noticia esperada: "Creo que juego el miércoles contra Atlanta. No lo hablamos definitivamente con Pop, pero estoy listo", aclaró ayer el bahiense, poco antes del choque que sostenía San Antonio ante Golden State al cierre de esta edición.

Ginóbili sufrió una pequeña fisura por estrés en el peroné derecho, unos 4 centímetros por encima del tobillo, que lo obligó a perderse hasta ayer 18 partidos. No juega desde el 11 de febrero, cuando su equipo cayó ante Toronto 91 a 89, y luego de que anotara 32 puntos, su récord de la temporada.

"Para no perjudicar el tobillo izquierdo operado después de los Juegos Olímpicos, empecé a forzar demasiado el derecho y eso me terminó perjudicando", había señalado el argentino el mes pasado, en una de sus habituales columnas exclusivas para LA NACION.

Aunque en un principio los médicos aseguraron que tardaría entre tres y cuatro semanas en volver, la rehabilitación ya lleva 42 días.

"Lo importante es que llegue al ciento por ciento a los playoffs. Tenemos que ser inteligentes y no apresurarnos", le respondió Popovich hace una semana a Manu, cuando el escolta ya se sentía en condiciones y "pedía cancha".

Lo cierto es que "la diferencia" se advierte al chequear el registro de triunfos y derrotas de los Spurs. Hay que recordar que en ese récord se incluyen los primeros 12 partidos de la campaña, que se perdió por la operación del tobillo afectado durante su participación con el seleccionado nacional en Pekín, donde consiguió la medalla de bronce. En su primera ausencia, San Antonio ganó 6 partidos y cayó en los otros 6. En la segunda, triunfó en 10 y perdió 9, lo que deja un balance de 16 y 15. Se incluye entre los cotejos perdidos sin Manu aquel jugado en Denver, donde Popovich decidió darle descanso al bahiense, pero también a Tim Duncan, a Tony Parker y a Michael Finley, en una decisión que, tras la caída, fue muy criticada.

Con Manu en el equipo alcanzó su pico de mayor rendimiento, hilvanando 29 éxitos y sólo 9 derrotas.

Tras el traumático golpe como local del domingo pasado ante Houston, que significó abandonar el liderazgo de la división Sudoeste y quedarse sin el 2do lugar en la Conferencia, Popovich decidió abrirle las puertas a Manu. Además, se nota un decaimiento pronunciado en el plantel. Parker ya no anota más de 20 puntos, quizá por un cierto cansancio físico que lo lleva a dar lo mejor en el 1ercuarto y después caerse notoriamente. Duncan juega con el freno puesto a raiz de una tendinitis en la rodilla derecha que lo perjudica desde hace dos semanas. Finley perdió confianza en el tiro; Matt Bonner bajó sensiblemente su eficacia en triples; Roger Manson sintió el peso de la responsabilidad y desde el banco no surgen respuestas completas.

Falta el toque diferente, que contagie y empuje para que los Spurs reaccionen. Por eso, Manu, el factor X, estará listo para hoy y si el equipo lo necesita, volverá a la cancha para terminar con su suplicio . La cuarentena se hizo muy larga.

El récord, con y sin Manu, es muy elocuente

Con

* Ganaron: 29

* Perdieron: 9

Sin

* Ganaron: 16

* Perdieron: 15

Comentá la nota