La vuelta a Maipú, la plaza y la familia

Después de la locura y las corridas por el cierre de la campaña, los candidatos a legisladores nacionales de los partidos mayoritarios ayer intentaron pasar un rato distendido.
Ellos coinciden en que todo lo que se podía hacer por conseguir el voto de los mendocinos ya se hizo. Y por eso, el último día antes del comicio lo dedicaron a disfrutar con su familia, a ajustar detalles relacionados con la fiscalización de las mesas y a reencontrarse con los amigos para prepararse a vivir hoy una larga jornada cargada de tensión.

El candidato a senador nacional por el justicialismo aprovechó los días sin campaña para abrazar la paz y el calor que le brinda la comuna de la que es intendente hace doce años.

Adolfo Bermejo regresó a su hogar y a su departamento. Para terminar de sentirse como en casa, el sábado por la mañana acudió a los juegos de la plaza departamental con uno de sus hijos más pequeños que, al parecer, estaba reclamando la presencia paterna.

Pero ese no fue el único motivo por el que el maipucino decidió hacer pie en "su" plaza.

Después de tantos días afuera, recorriendo la provincia, el hombre también extrañaba el paisaje que le es cotidiano desde mucho tiempo. Y no sólo el escenario con la Municipalidad detrás, sino también la gente. Más de un vecino se acercó a darle su apoyo para mañana.

Pero su especie de regreso a Maipú también se sintió en lo partidario. Es que, a modo de cábala, por la tarde pasó por la sede del PJ de Maipú con el objetivo no sólo de supervisar los detalles para la fiscalización de hoy sino, sobre todo, para poder saludar a los amigos que hacía tiempo que no veía. "Es algo que siempre he hecho", aclaró. Pero ese no fue el único amuleto al que acudió Bermejo: el viernes se hizo tiempo para ir a la Virgen del Challao.

Además de las cábalas y el trabajo partidario, Bermejo aprovechó el tiempo para disfrutar de su familia y dedicarse a cumplir con su rol de padre. Es que no sólo su hijo de 9 años manifestó extrañarlo en varias oportunidades sino que, además, el viernes le sirvió para realizar un trámite en la escuela de su otra hija, algo que tenía algo postergado.

Cansado por el trajín de la campaña y dispuesto a retomar su trabajo el lunes, el intendente de Maipú dijo estar "contento" por haber podido recorrer toda la provincia en la campaña.

Comentá la nota