La vuelta del cacique de Pando

Acusado del asesinato de once personas durante el intento de golpe de Estado del año pasado, Fernández podrá participar en los comicios porque según el presidente Evo Morales "la democracia boliviana es generosa". Amplia ventaja para el oficialismo.
Para enfrentar al presidente Evo Morales en las elecciones de diciembre, la oposición cuenta con dos ex prefectos revocados y un tercero preso por la matanza de Porvenir. Manfred Reyes Villa fue prefecto de Cochabamba hasta el 10 de agosto pasado, cuando lo revocaron en referéndum popular. La misma suerte corrió José Luis Paredes, de La Paz. Parecía que no tenían futuro político, pero se aliaron. Reyes Villa se postulará para presidente con Plan Progreso, el partido de Paredes. Les faltaba un vicepresidente. Luego de mucho pensar se decidieron por Leopoldo Fernández, "cacique" del departamento de Pando hasta el 17 de septiembre pasado, cuando fue detenido, acusado del asesinato de 11 personas durante el intento de golpe de Estado del año pasado. Morales dijo que podrán presentarse a elecciones porque la democracia es "generosa".

Según la encuestadora Gallup, el presidente aymara cuenta con un 57,7 por ciento de intención de voto para las elecciones del 6 de diciembre. Ganaría en los nueve departamentos de Bolivia. Reyes Villa, integrante de la nebulosa de candidatos opositores, sólo reúne el 8,6 por ciento. Aún no se conoce el efecto que el nombramiento de Fernández tendrá en los sondeos. Aunque son repudiados por los simpatizantes de Morales, tienen la aprobación de grupos políticos de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, que antes formaban la Media Luna opositora a Morales.

Los prefectos de estos departamentos hicieron tambalear al gobierno de Morales por medio de movilizaciones, tomas de instituciones públicas, referéndums autonómicos y agresiones a simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), partido en la presidencia. Luego de que fallara el intento de golpe de Estado del año pasado por falta de convocatoria, el bloque de la Media Luna comenzó a desvanecerse. Su último tropiezo vino en abril, cuando la policía desarticuló la banda de Eduardo Rózsa Flores, un veterano de la guerra de los Balcanes que intentaba separar a Bolivia en oriente y occidente. Las investigaciones vincularon a varios líderes de la Media Luna con Rózsa.

En estos días, los prefectos opositores no tienen candidato para enfrentar a Morales. Definieron que cada departamento elegirá libremente. Algunos optarán por la fórmula Reyes Villa-Fernández, porque consideran que el ex prefecto preso representa las "injusticias" que sufriría el país por el gobierno del MAS. Otros elegirán a Víctor Hugo Cárdenas, aymara y vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada en su primer mandato (1993-1997), quien en las encuestas ronda el 10 por ciento de intención de voto.

Sobre los ex prefectos, Morales destacó que "para muy pocos va a ser una satisfacción ver esta dupla. Siento que es una decepción. Pero la democracia es generosa, por eso hasta personas con pasado oscuro pueden participar en elecciones. El pueblo tiene memoria, no quiero comentar más sobre esa alianza".

Según la ley, Fernández puede postularse mientras no tenga sentencia de la justicia. Lleva un año preso y aún no tiene fecha de juicio.

"Es un acuerdo de carniceros, porque Leopoldo Fernández está vinculado a Hugo Banzer (ex dictador) y Manfred Reyes Villa vinculado a Luis García Mesa (otro ex dictador)", dijo César Navarro, diputado del MAS. El recluso de San Pedro militó en Acción Democrática Nacional (ADN), partido creado por Banzer. Reyes Villa, por su parte, fue capitán del ejército y alumno de la Escuelas de las Américas.

Aunque puede candidatearse, Fernández tiene las trabas del sistema carcelario. No puede hacer conferencias de prensa ni proselitismo. Pero según Reyes Villa ya está todo pensado. "Leopoldo se encuentra totalmente entusiasmado y decidido a luchar por restablecer el estado de derecho en el país. Esta semana haremos conocer cómo participará en la campaña. Tenemos toda una estrategia. "El está preso, pero es un preso político y saldrá de la cárcel como vicepresidente", anunció.

Fernández aceptó el ofrecimiento por carta. "El país se debate entre sólo dos propuestas: la de Evo Morales, que propone un país dominado por la amenaza, la presión, el terror y el despotismo, y la de quienes queremos recuperar la democracia y el estado de derecho", escribió.

Las organizaciones indígenas y campesinas que apoyan a Morales expresaron su desagrado por la postulación. Elías Quelca Mamani, jiliri apu mallku del Consejo de Markas y Ayllus del Qullasuyu (Conamaq), dijo a este diario que rechazan la candidatura de Fernández, quien "es nuestro enemigo. ¿Cómo vamos a aceptar de presidente a un asesino de indígenas? Igualmente no van a ganar, porque los indígenas somos mayoría y no permitiremos que los k’aras (blanco acusado del asesinato de 11 personas durante el intento de golpe de Estado del año pasados) oportunistas sigan viviendo del pueblo".

Comentá la nota