Vuela por millones.

Palermo, de Italia, confirmó que adquirió a Javier Pastore en 20.930.000 dólares; un inmenso negocio en el que Talleres, el club formador, y Huracán, el que lo potenció, casi no participan.
La información proveniente desde el Viejo Continente es que Javier Pastore fue transferido a Palermo, de Italia, en 20.930.000 dólares, pero aún sigue sin definición cuándo se sumará al calcio , ya que Huracán pretende retenerlo hasta fin de año.

"Pastore es nuestro, falta sólo firmar los documentos, algo que haremos la semana próxima", afirmó el presidente de Palermo, Maurizio Zamparini. El pase del jugador argentino, también buscado por Milan y Chelsea, se concretó en 15 millones de euros, admitió Zamparini ante la agencia ANSA. El hermetismo de los dirigentes de Huracán es total y no quieren hablar de transferencias hasta después del partido que definirá el título frente a Vélez. "Sé de las ofertas por lo que dice la prensa, pero yo no sé nada. Como les dije hace un tiempo, mi intención es poder seguir seis meses más en Huracán, pero eso dependerá del que me compré", afirmó el cordobés tras la práctica matutina de ayer en el Campo de Deportes Jorge Newbery.

Hasta aquí lo puramente informativo, pues detrás de la venta del mejor jugador del campeonato -de acuerdo con los puntajes de LA NACION y cuyo promedio es de siete puntos- existe una historia que impacta. Aunque nadie pone en tela de juicio la visión de los empresarios que invirtieron en el jugador, la realidad marca que Talleres, el club formador, y Huracán, el que lo potenció, son espectadores de un millonario negocio.

Pastore llegó a jugar apenas cinco partidos en la primera de Talleres y al técnico de entonces, nada menos que Ricardo Gareca, que lo tendrá enfrente en la final en Liniers, se le recomendó no incluirlo en el primer equipo por problemas contractuales. Después de un tiempo en el que se sabía poco de él en Córdoba, el empresario Marcelo Simonian adquirió el 55 por ciento del pase en 200.000 dólares y apareció la cesión, sin cargo y sin opción, a Huracán.

Cuando este jugador espigado comenzaba a destacarse en el arranque del campeonato, la gente de Talleres y el juez de la quiebra del club cordobés, Carlos Tales, se ilusionaban con hacerse de un dinero para levantar el pasivo. Cada gol de este futbolista con tanta gambeta y fineza, se festejaba a la distancia. Y la inminencia de una futura transferencia movilizaban por igual al propio futbolista y a la sociedad que hasta hace poco compartían la entidad quebrada y capitales privados.

Si, aunque muchos lo emparientan con esta gran campaña del equipo dirigido por Angel Cappa, Pastore crió su talento en Talleres, donde lo llevaron sus padres, Juan Carlos y Patricia, cuando tenía 9 años, por recomendación de un preparador físico de la escuela. Por esa época practicaba básquetbol. "Jugaba en el pueblo, en San Roque, los domingos, cuando estaba en las inferiores. Me movía debajo del aro... Ahora sigo la NBA, me gusta mucho", comentó hace poco en una entrevista con LA NACION.

A Huracán llegó en 2007, unos meses después de que el presidente de Huracán, Carlos Babington, y el empresario Simonian vieran juntos un partido entre la reserva de Huracán y la de Talleres. Como se dijo, primero compró el 55 por ciento del pase en 200.000 dólares al ex gerenciador de "La T", Carlos Granero. Tan cierto como que hace unas semanas, los mismos inversores acordaron con el órgano fiduciario que interviene en la quiebra del club cordobés comprar el 45 por ciento restante del pase en US$ 800.000. ¿Qué recibirá Huracán? Por lo que está firmado, no tiene derecho alguno sobre la transferencia, pero Babington se cansa de repetir que al club de Parque Patricios se le reconocerá un 10 por ciento de una venta. En definitiva, el club donde se formó recibió un millón de dólares y el que lo mostró se quedaría con US$ 1.800.000.

En tiempos de un mercado devaluado y rebajas de precios, ser jugador de calidad refinada es pertenecer a un linaje con una marca registrada. Esto se sostiene, y en determinados casos, con cifras crecientes. Claro que a los clubes, como en este caso, llega poco de esos millones.

* Defederico fue vendido en partes

El 50 % del pase de Matías Defederico pertenece a Huracán, un 40 % fue vendido en 2008 a los empresarios Alejandro Bouza y Alberto Lavalle en US$ 150.000, mientras que el 10% restante fue transferido este año a un grupo inversor desconocido.

Comentá la nota