Voto a voto hasta el final

Voto a voto hasta el final
Hoy, en Copenhague, se decidirá la sede de los Juegos de 2016; Río de Janeiro, Chicago, Madrid y Tokio, en una lucha de negociaciones sin respiro
París tenía el proyecto perfecto. Y un pormenorizado trabajo para cautivar a los miembros del Comité Olímpico Internacional. Era la favorita en Singapur. Pero aquel 6 de julio de 2005 quedará en el recuerdo como el día en el que Tony Blair le torció el brazo a Jacques Chirac. El carismático primer ministro británico casi no durmió en las 24 horas previas a la elección, se reunió con decenas personas. Hoy muchos dicen que su trabajo fue decisivo para cambiar una elección que parecía sentenciada. ¿Habrá sido así como Londres obtuvo la sede para 2012? Difícil saberlo.

¿Qué puede cambiar en estas últimas horas? Todo es posible. Incluso en el mismo día de la decisión, en los intervalos entre las presentaciones de las cuatro ciudades. "Apuesto a que serán dos, tres o cuatro votos los que definan la elección", reconoció Jacques Rogge el presidente del COI. La respuesta se conocerá aproximadamente a las 12.30 de nuestro país. Chicago y Río de Janeiro parten como favoritas, aunque los líderes de las candidaturas de Madrid y Tokio también se sienten confiados.

Pese a que Rogge prohibió que los miembros con derecho a voto visiten las ciudades postulantes para evitar suspicacias, siempre existirán las sospechas de sobornos. El escándalo de los Juegos de invierno de Salt Lake City 2002, que terminó con la dimisión de seis miembros, fue la mancha más grande de la historia del olimpismo. Todo comenzó en noviembre de 1998, cuando un periódico local reveló que el comité organizador le financió los estudios a una de las hijas del camerunés Rene Essomba, miembro del COI. Luego se supo que otros electores cobraron entre 20.000 y 250.000 dólares.

Y la prueba de que la práctica no fue erradicada fue una investigación del programa Panorama de la BBC que, en 2004, pocos meses antes de aquella elección de Singapur puso al aire un video en el que Ivan Slavkov, presidente del Comité Olímpico de Bulgaria, aceptaba una coima para votar por Londres 2012. El búlgaro fue excluido; no llegó a la votación.

Los votos son secretos y, por lo tanto, aunque las ciudades estén convencidas de que el juego de seducción dio resultado, nada se puede pronosticar. Para entender cómo puede ser la elección, vale la anécdota de la participación argentina, cuando en 1997, Carlos Menem dijo que Buenos Aires tenía "un 95% de posibilidades de ganar", pero fue la primera eliminada, con apenas 16 votos. Se habló de compromisos incumplidos. "Muchos faltaron a su palabra", dijo Francisco Mayorga, por entonces secretario de Turismo de la Nación y a cargo de la candidatura. En verdad, aquello siempre fue una utopía.

Histórica fue la decisión de Moscú 2001, cuando se eligió a Pekín 2008. Se dice que el presidente, Juan Antonio Samaranch, convenció a los electores. En su afán por conseguir ser distinguido con el premio Nobel de la paz, creía que la apertura China para los Juegos podía alentar un proceso de pacificación en el gigante asiático.

En cuanto a lo que puede pasar hoy, hay muchas especulaciones. Un ejemplo: si resulta elegida Madrid, se realizarán dos Juegos seguidos en Europa. Se sabe que Roma y Hamburgo pelearán por la sede de 2020 (¿Tres Juegos seguidos en Europa?). Si italianos y alemanes apoyaran a España, se restarían posibilidades para el futuro. En fin. Cualquier intento de razonamiento puede tener mucho de elucubración. Sólo hay que esperar unas horas más para saber la verdad.

* Obama llega sobre la hora

Mucho se especuló sobre la posibilidad de que Barack Obama pudiera convencer a los miembros del COI en reuniones a último momento. Sin embargo, el presidente norteamericano viajó a último momento y sólo estará unas horas en Dinamarca.

Comentá la nota