Con el voto de Racconto, el PJ consiguió su ansiada ley de Vivienda

El oficialismo bajó a la sesión cuando se aseguró el empate. Volvieron a aparecer las diferencias dentro del radicalismo.
Dos meses y medio después de presentarla, el oficialismo se alzó ayer con su ansiada ley de Vivienda. La norma se sancionó con una ajustadísima votación en la que tuvo que desempatar el vicegobernador, Cristian Racconto, en su condición de presidente del Senado. De este modo, el proyecto alternativo presentado por el cobista Frente Cívico quedó en el olvido mientras el justicialismo celebraba la suerte de no seguir aplazando la votación.

Es que aunque al principio de la mañana la suerte no parecía estar de su lado, al final, la balanza se inclinó a favor del partido gobernante que, una hora más tarde de la que estaba prevista la sesión, bajó al recinto al asegurarse el empate técnico de 16 a 16. En el medio, hubo quienes dudaron acerca de la decisión que -finalmente y en consonancia con una suerte de despegue de la gestión- podría tomar el Vice en su rol definitorio.

Al final, y después de dar un breve discurso de agradecimiento al modo de trabajar de los senadores que estiró unos minutos el cierre y con ello el suspenso, Racconto se pronunció a favor del proyecto oficial. Sin embargo, antes de que cesaran los aplausos de los presentes, los integrantes del Frente Cívico Federal dejaron constancia de la cantidad de senadores presentes así como del número de votos que se habían obtenido tanto en general como en particular .

Sucede que pesar de la existencia de un dictamen de Fiscalía de Estado que indica que los convenios firmados con la Nación no endeudan a la Provincia, los cobistas seguirán analizando el tema para dilucidar con exactitud si eso es así o no. Si comprueban el endeudamiento, podrían acudir a la Justicia para pedir la nulidad de la ley por haber sido aprobada sin los dos tercios como indica la Constitución para un proyecto que implica un pedido de préstamo.

Quién da mas

En las últimas sesiones, y en torno al tratamiento de la ley de Vivienda, la Cámara de Senadores se había convertido en una suerte de casino en donde se contaban votos, aparecían y desaparecían legisladores o se caían sesiones después de horas de discusión.

Ayer no fue la excepción y, después de la picardía del cobismo del martes pasado de hacer ingresar a un senador a pocos minutos de votar, la revancha llegó con un legislador radical rebelde, José Martínez, que se ausentó del recinto sin dar demasiadas explicaciones a sus correligionarios, que se cansaron de llamarlo.

Las cosas se presentaron así: primero, el Frente Cívico aceptó dar el quórum para su tratamiento sobre tablas ya que la sesión pasada ellos mismos lo habían pedido y consideraron que no era coherente decir que no. Pero lo que se presentó con viento a favor para el oficialismo, pronto cambió ya que aparecieron dos bajas impensadas.

Por una parte, el senador demócrata Carlos Aguinaga (a favor de la ley) se quedó varado mientras viajaba desde Chile ya que se le rompió el auto y le fue imposible llegar. Por la otra, el senador del bloque Eje Peronista, Ricardo Bermejillo, amaneció muy enfermo como para poder acudir a la sesión, mientras que la justicialista Elizabeth Fernández de Merino está de viaje en Buzios pero ya había anunciado su voto negativo al proyecto oficial.

En segunda instancia, el radical Mauricio Suárez había anunciado con antelación su viaje. Así, los votos quedaban a favor del cobismo con la posibilidad de "llevar" a Bermejillo en el momento de la votación para dejarlos 17 a 17 y confiar en el desempate de Racconto. Sin embargo, la baja de Martínez -un iglesista que no oculta su encono contra Cobos- emparejó las cosas sin necesidad de llevar de prepo a un enfermo.

Que conste en actas

Los senadores opositores pidieron que "se deje de jugar con las expectativas de la gente" e hicieron un paralelo entre "el mapa del delito y el de la vivienda". Por otra parte, pidieron que se dejara constancia de que se estaba votando para hacer 5.500 viviendas en tres años y que quedarían otras 5.500 pendientes del plan Plurianual que subsidiaba la Nación.

Por otra parte, los bloque que acompañaron la moción -Eje Peronista y PD- abrieron el paraguas antes de retirarse del recinto. De este modo, pidieron por el cumplimiento por parte del Gobierno de lo que se estaba votando.

En este sentido, advirtieron que la Legislatura seguirá de cerca los pasos del Ejecutivo en cuanto al cumplimento del plan. Algunos miembros del oficialismo, en tanto, agradecieron el tratamiento de la ley pero lamentaron no haber podido abrirla para lograr un consenso más amplio.

Comentá la nota