Un voto positivo para Carrió

Los planes de la chaqueña fueron convalidados por un plenario que coincidió con su estrategia de profundizar el perfil opositor y marcó diferencias con Julio Cobos. La ruptura con Margarita Stolbizer es casi un hecho.
Elisa Carrió avanzó ayer otro casillero en su propósito de convertir a la Coalición Cívica en un partido único: el ARI, cuya estructura nacional será la base de la nueva fuerza política, convalidó en un plenario los planes de la chaqueña y ratificó su estrategia de "seguir confrontando con el régimen kirchnerista". La decisión marca una ruptura con Margarita Stolbizer, quien ya adelantó su rechazo a la iniciativa de Carrió, y busca contrarrestar el crecimiento de la figura de Julio Cobos dentro del Acuerdo Cívico y Social.

El plenario del ARI se realizó en la sede del Instituto Hanna Arendt y reunió a la conducción nacional, autoridades provinciales y legisladores de esa fuerza. El debate se prolongó durante cuatro horas y no hubo voces que se alzaran en contra de la línea fijada por Carrió.

A diferencia de Stolbizer y del radical Enrique Olivera, quienes no piensan seguir los pasos de Carrió, en el ARI sostienen que transformar a la Coalición Cívica en un partido –con la consecuente desaparición de las fuerzas que hoy la integran– "es el mejor paso para fortalecerla". "Nosotros ratificamos nuestra decisión de construir una tercera fuerza. Si la Coalición Cívica no se consolida como una estructura homogénea, queda en debilidad para enfrentar el escenario que viene", advirtió el titular del ARI bonaerense, Horacio Piemonte, tras el plenario.

El ARI enfrenta el proceso de confluencia en un único partido en mejores condiciones que sus aliados en la Coalición Cívica no sólo por tratarse de la fuerza fundada en su momento por la propia Carrió y por su condición mayoritaria, sino también por ser la base sobre la cual la chaqueña piensa ahora erigir su nueva estructura. De hecho, uno de los nombres que pensó para ponerle es Coalición Cívica para la Afirmación de una República Igualitaria. "Sería un partido con doble apellido", bromeaban ayer durante el encuentro arista en el que también participaron, entre otros, el presidente del partido a nivel nacional, Carlos López Iglesias, y los legisladores Adrián Pérez, Susana García, Fernando Sánchez y Elsa Quiroz.

La palabra final del ARI a favor de la propuesta de Carrió surgirá de un congreso partidario que se acordó convocar para finales del mes que viene. La discusión se trasladará hasta entonces a cada distrito, aunque se descuenta que en esa instancia no surgirán reparos a la estrategia delineada por la líder del espacio. Tanto es así que los planes ya están definidos: una vez que el ARI se pronuncie formalmente de acuerdo con la idea de Carrió, será rebautizado con la denominación que decida la chaqueña y se dará comienzo a un período de transición, en el cual su conducción será compartida con dirigentes de las otras fuerzas que integran la Coalición Cívica. La normalización definitiva se concretaría tres meses más tarde.

La decisión de Carrió de convertir a la Coalición Cívica en un partido va en línea con su estrategia de profundizar su perfil opositor y diferenciarse así de Cobos, su adversario interno en el ACyS. Ambas cuestiones fueron motivo de análisis durante el plenario del ARI, donde ratificaron también la determinación de la chaqueña de rechazar el diálogo político convocado por el Gobierno y compartieron su preocupación de que la UCR termine siendo conducida por un hombre del vicepresidente. "No vamos a rifar nueve años de intransigencia a manos de un nuevo De la Rúa; no vamos a asociarnos con un sector del radicalismo que pacta con las corporaciones y repetir la experiencia del Frepaso en la Alianza", declaró Piemonte a Página/12.

Comentá la nota