Se votó el jueves, pero todavía no se sabe quién ganó en Afganistán.

Se votó el jueves, pero todavía no se sabe quién ganó en Afganistán.
El equipo de Hamid Karzai, el presidente afgano que busca su reelección, anticipó ayer la probable victoria de su candidato en la primera vuelta electoral del jueves. Pero aún no hay resultados oficiales y algunas horas después del anuncio del gobierno, el opositor Abdullah Abdullah también dijo que estaba "a la cabeza" del escrutinio. La Comisión Electoral dará las cifras oficiales recién el 3 de septiembre.
Las elecciones afganas pueden haber significado un paso hacia la democracia, pero la baja participación y las sospechas de fraude electoral podrían minar al nuevo gobierno y aumentar las tensiones étnicas. "Si gana el oficialismo, es porque pagaron por la reelección", lanzó el tercer candidato, Ashraf Ghani.

El país vivió con alivio el jueves el cierre de las mesas de votación de las segundas elecciones presidenciales desde la caída del régimen de los talibanes en 2001. Sin embargo, la amenaza talibán de ataques durante la jornada electoral mantuvo a los votantes alejados de las urnas, sobre todo en las conflictivas provincias sureñas, bastiones de los rebeldes. De acuerdo con algunos analistas, el porcentaje de votantes en esas zonas puede ser tan sólo de un 10%.

La Comisión Electoral Independiente informó que dará a conocer en los próximos días la afluencia a las urnas, que podría ser de entre 40 y 50%, frente al 70% registrado en las presidenciales de 2004 y el 50% en las legislativas de 2005. En caso de que la afluencia sea inferior al 40%, ello pondría en entredicho la legitimidad del gobierno, señaló el analista Harun Mir, del Centro de Investigación y Estudios Políticos de Afganistán.

Para Mir, los talibanes podrían haber usado sus amenazas para presionar a la mayoría pashtún del sur del país. "¿Se imaginan si el nuevo presidente es elegido principalmente por la gente del norte y los pashtunes se sienten alejados del nuevo gobierno? Los talibanes podrían usar eso para buscar una base" de apoyo popular, explicó. "Nos debilitaremos si el país se polariza en etnias. Creo que entonces los ganadores serán los talibanes", resumió.

El presidente saliente y candidato favorito, Karzai, es de la etnia pashtún, pero su principal rival, el ex ministro de Relaciones Exteriores Abdullah tiene raíces pashtunes y tayikas.

Comentá la nota