Un voto joven, volátil y crítico del Gobierno

Los encuestadores coinciden. Los indecisos son opositores, en su mayoría, y con su sufragio pueden dar vuelta el resultado de estas elecciones en territorio bonaerense, que aparece muy reñido entre el kirchnerismo y el peronismo disidente.
"Los indecisos son la estrella del último tramo de la campaña. En su mayoría, son de extracción opositora, y la forma en que se comporten definirá si Kirchner gana o pierde las elecciones", opinó la analista Graciela Römer. Y especuló: "Si los indecisos se recuestan en el Acuerdo Cívico y Social (ACyS), pueden contribuir a la victoria de Kirchner. Cuanto más se concentren y se polaricen las elecciones, más posibilidad hay de que esos indecisos favorezcan a De Narváez". Fabián Perechodnik, de Poliarquía, además de entender que son un elemento clave en los comicios, considera que "son un ejemplo de la apatía electoral porque a la gente la campaña sólo le empieza a importar en las últimas semanas".

El consultor Carlos Germano, de Germano y Asociados, cree que más de la mitad de los votos de los indecisos son opositores y que sólo un 25% podría ir al oficialismo. Para Carlos Fara, "el perfil de los indecisos es crítico del gobierno nacional", pero advierte que "suelen votar en blanco o quedarse en sus casas". En cambio, en los votos "volátiles" de Buenos Aires se dio "un claro corrimiento" de sufragios iniciales de Margarita Stolbizer que se volcaron a Francisco de Narváez, opinó Fara. Para Analía del Franco, los indecisos representan sólo el 13% del padrón, son "transversales" y, en muchos casos, son "personas jóvenes que no tienen historia política y están expuestas a la falta de información".

Comentá la nota