Voto castigo a intendente.

(Catriló) - Gestos de preocupación se vieron en la tarde del domingo en las autoridades municipales, como así también en afiliados y seguidores del Partido Justicialista de Catriló después de conocido el resultado de los comicios, donde el radicalismo se impuso por primera vez en esta localidad en una elección legislativa desde la vuelta a la democracia en el '83.
Lo opuesto se dio en el Comité local, donde los afiliados y adherentes radicales festejaron el triunfo en el pueblo, pese a que no pudieron vencer en el total de la provincia. Más aún se vio algarabía después de que en la última contienda electoral de 2007, donde se eligieron cargos ejecutivos, el PJ le arrebató la intendencia a la UCR después de 16 años -con cuatro períodos consecutivos gobernados por Martín Buenavita-.

El domingo el Frepam se impuso por 236 votos al Partido Justicialista, mientras que el tercer puesto fue para Pueblo Nuevo. El Frepam, para senadores nacionales y con leve diferencia para diputados nacionales, consiguió 1.041 sufragios, mientras que el PJ logró un total de 805 adhesiones, y Pueblo Nuevo alcanzó 238 votos.

Voto castigo.

En esta localidad, más allá del asistencialismo que brindó el oficialismo con la entrega de subsidios y demás programas en estos últimos días, el voto castigo al mandatario municipal fue el motivo de la derrota del PJ, teniendo en cuenta que por primera vez en 26 años este partido pierde en una elección legislativa.

Más aún si se tiene en cuenta que García es uno de los que llegó a la intendencia como adherente del "vernismo". Y la razón fundamental de esta derrota está relacionada por la cuestionada gestión, en 19 meses, que está llevando adelante García.

Si se toma en cuenta la elección anterior, que consagró al médico Eduardo García como jefe comunal, el Partido Justicialista sacó en esta última contienda electoral 521 votos menos -en 2007 fueron 1.326 y ahora 805 votos-. Con esa cifra obtenida en 2007, el PJ se habría impuesto en la elección del domingo.

En lo que va de este gobierno comunal, varios vecinos que apoyaron al actual intendente se han ido apartando, algunos cansados de promesas incumplidas y otros porque ya dejaron de ser incondicionales a esta gestión -intendente y concejales- ante tantas irregularidades señaladas y denunciadas desde la oposición.

También los grupos de alto poder adquisitivo, que apoyaron hasta económicamente a esta gestión, le pasaron factura. Y esto se vio reflejado en el enojo que provocó hace unos meses a los productores agropecuarios cuando el bloque de concejales oficialistas no dio lugar al pedido de los ruralistas para suspender por un tiempo el cobro de la guías cerealeras, por la crisis que está viviendo el sector.

Comentá la nota