Qué se votará el 28 de junio en Pergamino

A poco más de dos meses de las elecciones, el cierre de listas de los partidos políticos operará el 9 de mayo. Queda poco tiempo para el armado y los distintos sectores están intentando cerrar acuerdos y colocar candidatos en las nóminas a los apurones.
El 9 de mayo vencerá el plazo para la presentación de las listas de candidatos en la nación, en la provincia de Buenos Aires y en todos sus distritos, además de otras provincias que también coinciden con la fecha para elegir a sus legisladores.

Es de advertir que estamos frente a una elección de medio tiempo, es decir que no están en juego los cargos ejecutivos sino sólo legislativos.

Si nos ubicamos en Pergamino, veremos cómo se compone la sábana de candidatos que los vecinos podrán votar.

El 28 de junio los pergaminenses elegiremos: 35 diputados nacionales de la provincia de Buenos Aires (cada partido obtendrá las bancas en función de los votos que coseche y de acuerdo con el sistema D’hont, que exige un piso de sufragios para acceder a la primera banca y de allí se hace el conteo).

Además, 11 diputados provinciales en la Segunda Sección Electoral a la que pertenece Pergamino, en un concierto de 15 distritos. Nuestra ciudad cuenta con dos legisladores provinciales que culminan mandato, Manuel Elías por el Partido Justicialista y Adriana Cudós por el Frente para la Victoria.

Los cargos legislativos pueden renovarse, de acuerdo a cómo se genere el consenso en los distritos que componen la sección.

Se elegirán además diez concejales de los veinte que tiene nuestro Concejo Deliberante.

En este aspecto, damos a conocer los ediles que culminan mandato y dejan el cuerpo deliberativo y los que continúan dos años más en la banca.

Los que culminan son: Silvia Ferrero Regis y Fernando Escobar (ambos de la Integración Cívica Pergaminense); Sergio Bocanera (UCR); Gabriel Cairat (Hacer por Buenos Aires); Jorge Jater (Polo Social); Marcelo Pacífico (Diálogo Pergaminense); Horacio Padula y Susana Succini (Frente para la Victoria), José Zacco (Partido Justicialista) y Juan José Giamé (Eva Perón).

Los que continúan son: Omar Pacini, Pablo Mazzei, Eduardo Cocconi, Fernando Amoruso y Gabriela Taruselli (Integración Cívica Pergaminense); Laura Clark (Compromiso por la Democracia y la Equidad); Mónica Filipini y Sergio Santía (Partido Justicialista); Sergio García (Frente para la Victoria) y Julio Courtial (Frente Grande).

La boleta

De manera que cuando un pergaminense vaya al cuarto oscuro encontrará boletas de distintos partidos, pero todas tendrán las siguientes partes, posibles de troquelar: primero la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires, luego la de diputados provinciales por la Segunda Sección Electoral y finalmente la de concejales y consejeros escolares.

Las tres partes pueden cortarse y combinarse con candidatos nacionales de un partido, provinciales de otro y locales de otro. No es obligatorio que la sábana se vote completa.

Los troquelados vienen de modo vertical y permiten el corte por nivel de representación electoral, lo que facilita la elección de los ciudadanos que prefieren mezclar candidatos de distintos partidos, siempre respetando los niveles: nacional completo, provincial completo y local completo.

El sistema de reparto

Las listas colocan a los candidatos de acuerdo al sistema D’hont que rige a nivel nacional. Es un método electoral que se utiliza para repartir los escaños o bancas de un congreso, de modo aproximadamente proporcional a los votos obtenidos por las candidaturas. Tras escrutar todos los votos, se establece un piso de sufragios mínimos para alcanzar la primera banca, el que no suele bajar del 20 por ciento. Luego se calculan los divisores. La fórmula de los divisores se obtiene del número total de votos recibidos por la lista y la división de ese número, por la cifra repartidora, hasta obtener el número de bancas de cada partido. Si quedan legisladores sobrantes que ningún partido obtuvo, se reparten, primero al que obtuvo más votos se le da una banca más y luego una banca para cada partido que llegó al piso de votos.

Este sistema electoral permite la acumulación de bancas entre los partidos que resultan mayoritarios, en principio porque el resto no consigue llegar al piso de sufragios para entrar en el reparto y además porque todos los escaños que no tienen dueño, es decir que ningún partido logró, entre los que llegaron al piso se distribuyen esas bancas.

Así, un partido que logró cuatro bancas, bien puede terminar con seis y el que logró sólo dos, terminar con tres.

Comentá la nota