¿Votan los senadores contra las provincias?

En distintas iniciativas votadas en el periodo de sesiones del año pasado, el Senado aprobó normas que perjudicaban los intereses distritales. Un analista cree que eso se debe a que los legisladores no pagan ningún costo político por sus votaciones porque el ciudadano es indiferente a sus acciones.
El título de la nota le pertenece a Rosendo Fraga. La idea, también. El titular del Centro de Estudios Nueva Mayoría publicó un reporte sobre la actuación de los senadores nacionales en distintos proyectos clave tanto para el Estado federal como para las provincias. Y el mismo Fraga llega a la conclusión de que, en la mayoría de los casos, los senadores votan en contra de las provincias a las que representan.

El analista tomó tres ejemplos. La votación de la Re­solución 125, en la cual el oficialismo fue derrotado por el voto no positivo de Cobos. Allí, sostiene, que cada legislador marcó su voto según sus convicciones y los intereses del Estado al que representa. Y cada voto fue seguido de cerca por la ciudadanía. Pero luego esa lógica se revirtió.

Al tratarse la estatización de las AFJP se votó un despacho en disidencia que proponía pasar a las provincias el 15% de los fondos que se estatizaban. Pero la iniciativa fue derrotada por 41 votos contra 23. Sólo los representantes de Santa Fe y Salta votaron en conjunto apoyando la iniciativa.

En la mayoría de los casos, los votos de las provincias se dividían 2 a 1: los dos que representan al oficialismo provincial rechazaron la idea mientras que quien ejerce la oposición en el distrito la apoyó. Fue el caso de los sanjuaninos: César Gioja y Ma­rina Riofrío votaron contra la propuesta y sólo Roberto Basualdo aprobó la provincialización de recursos.

Lo mismo sucedió cuando se votó la prórroga del impuesto al cheque. Un despacho de minoría planteaba que el 100% de lo recaudado se co­participara ente las provincias (actualmente la Nación se queda con el 70% de los recursos). Y la mayoría de los senadores votó en contra de la idea, perjudicando a sus propias provincias.

Los sanjuaninos volvieron a votar divididos: Gioja y Rio­frío, por la continuidad de la norma tal cual estaba vigente, Basualdo, por la provincialización de los recursos.

Según Rosendo Fraga, esto se debe a varios motivos. Por un lado, porque el gobierno federal negocia con los go­bernadores determinados be­neficios a cambio de los votos de sus senadores y, por otro, porque los legisladores no pagan ningún costo político por sus votos en sus propias provincias.

Rosendo Fraga concluye a­firmando que, mientras el ciudadano común se mantenga indiferente frente al accionar de sus representantes en el Senado, estos po­drán votar, incluso, contra el interés de sus propias provincias.

Comentá la nota