La UIA volvió al redil oficial y estalló la interna con empresarios díscolos

La UIA volvió al redil oficial y estalló la interna con empresarios díscolos
Tras un primer momento en el que cuestionó la política económica, el titular de la UIA, Héctor Méndez, fue recibido por Cristina Kirchner. Al término de la reunión afirmó que "la crisis se amesetó". La central fabril reprendió a Cristiano Ratazzi.
Luego de una asunción en la que tiró dardos contra el Gobierno, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, se mostró en buena sintonía con Cristina Fernández luego de una entrevista. Así, el empresario sostuvo que "ve signos que la crisis se está amesetando en el país".

Eso no es todo, la buena onda con el gobierno disparó la interna con el titular de la Fiat y y vicepresidente quinto de la entidad, Cristiano Rattazzi, quien en los últimos días formuló duras declaraciones contra el modelo económico y contra la propia central fabril.

Méndez también aseguró que "hay unanimidad" entre la dirigencia fabril que opina lo contrario que el titular de Fiat. Así se refirió a los dichos del empresario quien afirmó al matutino rosarino La Capital, que la UIA sería en adelante más competitiva, más eficiente y "menos prebendaria", puso en duda el superávit fiscal y objetó la inflación y el desempeño de algunos de los industriales desde 2002.

En los mismos términos, el vicepresidente de la Comisión Nacional de Valores y economista del Plan Fénix, Alejandro Vanoli, crítico duramente los dichos de Rattazi. En una nota de opinión publicada por Página/12, el economista se preguntó "¿qué propone Rattazzi? ¿Vivir de lo ajeno? ¿Reeditar la nefasta experiencia neoliberal en Argentina desde 1976 hasta 2001?".

Y aseguró: "en esa época se impuso la apertura comercial indiscriminada y la ´plata dulce´a costa de la destrucción de la industria, el aumento de la desocupación y la pobreza. El fenómeno de la pobreza tiene que ver con dicha apertura importadora y financiera no con la estrategia de vivir de lo nuestro".

"Me parece que fuimos unos burros, pero algunos están convencidos de que salvaron a la Argentina", dijo el titular de Fiat, y agregó que muchas de las reuniones internas eran tan aburridas que él se dedicaba a "leer el diario". Méndez indicó que de parte de Rattazzi "hubo expresiones que agraviaban a la casa (por la UIA), al Comité Ejecutivo y a las personas".

En ese sentido, remarcó a radio Mitre que "uno puede coincidir o disentir con lo que se discute, pero cuando dice que lee el diario porque se aburre de lo que dicen los demás, eso afecta a los concurrentes".

"La tendencia de la casa es otra. Yo he sido crítico de algunas cosas, pero hay principios de integración que hacen a la unidad de una casa que se deben respetar", señaló el titular de la UIA.

Comentá la nota