Volvió Rato: "A la Argentina le convendrá normalizar la relación con los acreedores"

Hacía tiempo que el español Rodrigo Rato no opinaba en público sobre la Argentina. Pero su participación en la jornada de cierre del Encuentro Santander–América latina no le dejó otra alternativa.
Para el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, una de las consecuencias más severas de la crisis global a la que deberán enfrentarse los países emergentes es a la violenta reducción del flujo de capitales, que pasó de u$s 700.000 millones a u$s 150.000 millones. Por esa razón, consideró que el país es uno de los que está más necesitado de normalizar ciertos aspectos de su política económica, para que en el mediano plazo los inversores no lo dejen más aislado y le devuelvan su confianza.

Rato, quien debió lidiar con Néstor Kirchner hasta que el mandatario argentino decidió cancelar toda la deuda con el organismo, reconoció que "la mejora fiscal exhibida en los últimos años fue positiva", pero a la vez planteó que al Estado se le hace cada vez más difícil sostenerla. "La verdad es que no podemos decir que la Argentina se haya librado de ese problema".

Por esta razón, el ex jefe del Fondo evaluó que al actual gobierno le convendría revisar las medidas heterodoxas que se aplican sobre los mercados financieros y de exportaciones (no entró en detalles) y avanzar en una normalización de los acreedores que todavía están en default, porque eso permitiría mostrar un perfil más atractivo para los inversores extranjeros. "La evolución de la confianza la miden los mercados, e ignorarla es complicado. Hay que actuar sobre los elementos positivos de la economía de los últimos años, y aunque sea difícil, creo que es oportuno reestablecer la relación con los bonistas en default.

Al ser consultado sobre el rol que le puede caber al FMI en la prevención de futuras crisis, dejó en claro que el organismo no es un ente regulador, con lo cual no tiene capacidad para conocer los verdaderos números de los bancos, por ejemplo. "El Fondo está limitado para adquirir los desequilibrio". De cara al futuro, avanzará con el Banco de Basilea y el Comité de Supervisión Financiera Internacional para establecer parámetros de riesgo sistémico. La verdadera jurisdicción para actuar en este terreno es de carácter nacional, y por eso anticipó que la discusión que debe comenzar a darse a nivel global para impedir que se repita una situación de opacidad y falta de transparencia en el control de ciertos activos financieros, es si hay que hay ampliar el perímetro de supervisión de los bancos centrales. Lo real es que hay consenso para darle más responsabilidades (vinculadas a la estabilidad financiera) pero ese debate debe resolverse país por país.

Comentá la nota