Volvió un histórico.

Luego de 21 años Nacional llegó a las semifinales de la Copa Libertadores. Aguantó el 0 a 0 en el Centenario y gracias al gol que hizo en Brasil es uno de los cuatro mejores equipos del Continente. Si mañana Estudiantes le gana a Defensor, se verán las caras dos equipos con mucha historia en el máximo torneo continental.
Se despertó un gigante en el Continente. Con mucho sacrificio, con más ganas que fútbol. Nacional aguantó el cero en su arco y gracias al gol que la semana pasada había marcado en Brasil, se metió entre los cuatro mejore de América. Tuvo que correr, es cierto, pero también es verdad que pudo haber liquidado el partido en un par de contras que no supo aprovechar. Lo cierto es que este equipo de Pelusso sabe de sus limitaciones y por eso explota al máximo sus virtudes. Esta noche esperó a Palmeiras, pero sin renunciar al ataque. Dejó que el equipo brasileño gaste sus energías en intentar conseguir el gol y cómo no pudo marcarlo, terminó perdido, sin fuerzas, y los nervios le ganaron a su fútbol. La imagen de Marcos jugando los últimos cinco minutos en el área de Nacional, fue la muestra más clara de la impotencia con la que terminó el equipo de Vanderlei.

Lo cierto es que la historia le vuelve a sonreír al pueblo de Nacional. Luego de 21 años se mete una vez más entre los cuatro mejores. Sí, desde aquellos años durados de fines de la década del 80 que el Bolso no estaba en una definición copera. Aquella vez fue en octubre de 1988 y ante América de Cali. Nacional pasó con un 2 a 1 global y jugó la final ante Newell's, que terminó ganando. Volvió Nacional, señores. Y el fútbol uruguayo lo celebra...

Comentá la nota