Volvió la furia a las calles de Grecia: piedras y molotov contra la Policía

El miércoles fue herido un estudiante y agravó las cosas. Ya murió otro este mes.
Policías antimotines chocaron ayer con jóvenes que arrojaban piedras en el centro de Atenas, provocando el pánico entre las familias que realizaban compras navideñas.

Un grupo de jóvenes se apartó de una manifestación pacífica y empezó a lanzar piedras y bombas incendiarias a la policía, que respondió con gases lacrimógenos. Bomberos y policías también trataron de impedir a los manifestantes que incendiaran el principal árbol de Navidad erigido por la alcaldía de Atenas, que fue reemplazado a comienzos de semana luego que el anterior fue consumido por las llamas durante disturbios.

Los enfrentamientos de ayer fueron el último estallido de violencia luego de la muerte, a manos de la policía, del joven de 15 años Alexandros Grigoropoulos, el 6 de diciembre. Las protestas por la muerte del adolescente y por la crisis económica en Grecia han causado en el país los peores disturbios en décadas. El miércoles, otro jóven de 16 años fue herido levemente en una mano y por eso también creció la protesta.

Centenares de comercios han sido incendiados o saqueados por jóvenes que se enfrentaron a la policía antimotines durante una semana seguida. Los disturbios han sido alentados por la insatisfacción de los griegos con el gobierno conservador, cada vez más impopular.

Ayer marcharon por la capital del país varios miles de estudiantes de primaria y secundaria, sindicatos y partidos de oposición, entre ellos los estatales, contra ajustes presupuestarios que debate el Parlamento. El hecho que hirió a un nuevo joven fue cerca de allí, en Peristeri, una ciudad de la periferia al oeste de Atenas.

En la capital, cerca de 300 personas se escindieron de la manifestación y lanzaron cócteles molotov y piedras contra la policía. Algunos de ellos intentaron romper las ventanas de dos hoteles de lujo y arrojaron bolas de pintura contra la policía antimotines.

Los disturbios continuos han provocado una drástica caída del turismo en Grecia. Sobre todo en Atenas, donde los hoteles están casi vacíos. Por ello, el primer ministro Karamanlis anunció que tomarán medidas para fortalecer este importante sector de la economía local. Otro sector afectado fue el de los aeropuertos. Los paros de gremios que apoyan los reclamos antigubernamentales obligaron a cancelar 32 vuelos, mientras que otros 61 tuvieron que ser modificados, al participar en la protesta los controladores aéreos.

El conservador Karamanlis llegó al poder durante la euforia general por los Juegos Olímpicos de 2004, pero en cuatro años de gestión una serie de escándalos, devastadores incendios y medidas económicas fallidas hicieron añicos la confianza en su gobierno. La oposición socialista encabeza los sondeos.

En cuanto a la investigación por el joven muerto hace dos sábados, Alexandros Grigoropoulos, la bala probablemente rebotó en unas bolas de cemento que hay en el lugar de los hechos --que separan las zonas peatonales de las de tráfico vehicular- antes de impactar en el pecho del joven.

En el material del que están hechas se encuentra el óxido de silicio, que se encontró en la bala periciada. De momento no se ha confirmado oficialmente la información manejada por el canal Antenna.

Según círculos próximos a la Justicia, el resultado final de la investigación se presentará cuando concluyan todas las investigaciones, lo que podría durar meses.

Sobre los enfrentamientos de ayer, los más duros se dieron entre un grupo de alrededor de 200 estudiantes que enfrentaron a la policía. Muchos comercios quedaron incendiados o fueron saqueados. También fue quemada una camioneta de una firma de seguridad privada y algunos jovenes erigieron una barricada tras romper las vitrinas de un café y llevarse los muebles, a los que prendieron fuego.

El canal Antena informó que tres personas fueron trasladadas a un hospital local con problemas respiratorios por la inhalación de gases lacrimógenos lanzados por los policías.

En la marcha principal, donde participaron unos 7.000 personas, los estudiantes y las organizaciones sociales llevaban una pancarta principal que rezaba "Abajo el gobierno de sangre, pobreza y privatizaciones" y otra que decía, "Nosotros somos la ley, y nos quedaremos en las calles". Las protestas fueron apoyadas por sindicatos y sectores de oposición, como el Partido Comunista (el KKE). A su vez la Unión de Funcionarios Civiles (ADEDY) también hizo huelga y participó de las marchas.

Además de Atenas y Peristeri, otra ciudad con movilizaciones antigubernamentales fue Tesalónica, la segunda ciudad más grande de Grecia, y en la isla de Creta.

Comentá la nota