Volvió la cámara oculta: nervios en la Legislatura

El caso que en un momento conmovió a la política neuquina se actualiza en el debate legislativo, porque se discute una resolución hacia la Corte. La diputada Soledad Martínez amenazó con juicios políticos, y el diputado Kogan dijo que hay “temor reverencial” en la justicia. El MPN debe decidir…y no le será fácil.
Una nerviosa reunión de diputados de la comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia debatió el espinoso tema del proyecto de resolución por el cual se solicita al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) el estado de tramitación de “la causa de la cámara oculta”, para que ésta no prescriba.

El pedido de tratamiento –es el impulsor principal- lo hizo el diputado de la Concertación, Ariel Kogan, quien manifestó su preocupación por la caducidad de la causa judicial el próximo 9 de diciembre, y subrayó la excusación de siete jueces para investigar el caso.

La causa de la cámara oculta tiene que ver con aquella denuncia realizada por el entonces diputado Jorge Taylor, contra el entonces gobernador Jorge Sobisch, acusándolo de querer comprar su voto. Sobisch ya recibió una falta de mérito de parte de la Justicia, pero la causa no ha terminado.

“Tienen un pánico reverencial hacia el poder político”, dijo el legislador justicialista, en referencia a los jueces.

El tema no es menor, sobre todo desde lo político: actualiza la interna del MPN en un momento clave, ya que el partido provincial prepara sus internas para el año próximo. La actitud del bloque del partido provincial no será inocente en esta instancia.

Según la información brindada por prensa de Legislatura, el bloque del MPN “adelantó que solicitará informes sobre el tema”. El debate se postergó para la reunión del próximo martes.

El presidente de la comisión, José Russo (MPN), señaló que la posible prescripción de una causa de tanta trascendencia no es un tema menor y agregó que “lo que corresponda hacer, lo vamos a hacer, sin intencionalidad política”.

Kogan argumentó que se trata de “una causa sin juez” y explicó que ante un pedido de informe, el presidente del TSJ lo remitió al juzgado de Instrucción donde está radicada la tramitación del expediente.

Su par de bancada en la Concertación, el radical Marcelo Inaudi, dijo que la prescripción es consecuencia de la inacción judicial y graficó que la expiración de una causa es para un juez lo que el vencimiento de un remedio es para un farmacéutico.

Acotó que es responsabilidad de los legisladores estar al tanto del desarrollo de un proceso con “tanta repercusión” en la sociedad y descartó que se trate de una intromisión en otro poder.

La diputada Soledad Martínez, de Alternativa Neuquina, ratificó que ningún juez quiso asumir la responsabilidad de la causa y advirtió que la prescripción “nos va a obligar a crear una comisión investigadora o impulsar juicio político” contra los jueces que alegaron amistad para excusarse de llevar adelante la investigación. En ese sentido, expresó la importancia de conocer los motivos de las excusaciones.

Horacio Rachid, de Opción Federal, dijo que no iba a acompañar el proyecto si se pretende convertir una causa judicial en una legislativa. Manifestó que la prescripción es un elemento más del desarrollo de un caso en el que se mezclan elementos judiciales y políticos.

Comentá la nota