Evo volvió a arremeter contra los medios de comunicación

Los roces entre el líder cocalero y los medios de comunicación parecieron recrudecer al asegurar el gobernante que no necesita a los periodistas para comunicarse con el pueblo
"Las conferencias de prensa (sirven) simplemente para que insulten al Presidente. No necesito conferencias de prensa, yo tengo otro medio de comunicación, de información boca a boca", dijo el líder izquierdista, arremetiendo por tercer día consecutivo contra supuestas "tergiversaciones" de medios.

Morales, quien ha acusado con frecuencia a la mayoría de los medios privados de ponerse al servicio de la oposición conservadora, dijo que en Bolivia hay "plena libertad de prensa", que diarios y cadenas de televisión "utilizan para tergiversar y mentir".

El martes pasado, exigió en público al reportero de un diario que rectifique un informe según el cual el popular mandatario habría favorecido a contrabandistas.

El diario La Prensa ratificó su versión, pese a la divulgación de documentos que aparentemente liberaban de responsabilidad a Morales, lo que llevó al presidente a exigir que el medio se disculpe.

"Tengo derecho a defenderme", dijo Morales al explicar su enojo contra lo que describió como "campaña de difamación para tumbar al indio" y en la que incluyó por primera vez a los propios periodistas.

"No me pidan conferencias de prensa ni me consulten, no necesito de ellos (los periodistas), tengo tantas formas de comunicar e informar al pueblo boliviano", quien en su actual campaña por la aprobación de una nueva Constitución pronuncia al menos dos discursos diarios por todo el país.

Morales, un declarado admirador del líder izquierdista venezolano Hugo Chávez, sugirió que sólo uno de cada diez periodistas bolivianos ejercería su profesión con "dignidad".

"Los demás, si no dependen de un jefe de partido, de los partidos políticos, dependen de su patrón, del dueño de los medios de comunicación", agregó, en alusión a poderosos agroempresarios del distrito oriental de Santa Cruz, dueños de las principales cadenas de diarios y televisión.

Comentá la nota