Volvieron las interferencias a las señales de Canal 13, TN y Mitre

Las transmisiones fueron afectadas ayer por cuarta vez: ya habían sufrido interferencias en tres ocasiones a fines de marzo. Los episodios aún no fueron aclarados por los entes estatales que tienen responsabilidad sobre el tema.
Por cuarta vez, ayer fueron interferidas las señales televisivas de Canal 13 y Todo Noticias, junto con las señales de Radio Mitre y FM 100. Las interferencias de ayer tuvieron lugar entre las 16 y las 17.17; luego entre las 17.34 y las 17.57 y finalmente, entre 20.08 y 20.19. Mostraron la misma intensidad que en las tres jornadas anteriores, que fueron el 24, 25, y 26 de marzo, precisó Eduardo Bayo, gerente técnico de Artear.

Desde marzo no se habían registrado más interferencias, y aunque transcurrió más de un mes entre los distintos episodios, aún no han sido aclarados por ninguno de los entes que tienen responsabilidad en el espectro audiovisual: el COMFER, y la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC). Todas las evaluaciones técnicas hechas hasta el momento indican que no se trata de sucesos casuales sino intencionales. Y que los equipos que hacen falta para lograr las interferencias cuestan al menos unos 150 mil dólares.

A mediados de abril, patrocinada por Alejandro Pérez Chada, Artear presentó una denuncia ante el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi por infracción al artículo 197 del Código Penal que consta en el Capítulo sobre Delitos contra la Seguridad Pública y establece penas de prisión de entre seis meses a dos años "a quien interrumpiere o entorpeciese la comunicación telegráfica o telefónica o resistiere violentamente el reestablecimiento de la comunicación interrupida". "La causa está en plena etapa investigativa", dijo Perez Chada. Ayer, a raíz de las nuevas interferencias, el letrado armó un escrito que será anexado a la causa para que sea materia de investigación del magistrado federal.

Artear canaliza sus señales a través de Intelsat desde 1992. Hasta el momento, los expertos no encontraron el origen de estos ataques y uno de los argumentos fue que se trató de acciones sorpresivas. "Intelsat está trabajando intensamente sobre este tema", dijo Bayo, de Artear, "esperamos que entre hoy y mañana haya un informe al respecto".

El hecho tiene tal magnitud que generó rechazo por parte del Congreso, que a través de sus senadores, pidió que se investigue y se aclare esta situación. El 26 de marzo aprobaron un proyecto de comunicación impulsado por el radical Juan Carlos Marino, pidiendo al Poder Ejecutivo que investigue las reiteradas interferencias.

Las principales agencias de noticias del mundo también se hicieron eco del problema y emitieron despachos al respecto.

Las evaluaciones técnicas hechas hasta el momento indican que se trata de interferencias premeditadas e intencionadas. Este tipo de satélites (denominados "geoestacionarios") están ubicados a 36 mil kilómetros de la Tierra y giran a la par del planeta. Están sintonizados con el movimiento orbital y por esa razón parecen estar inmóviles. El haz que desde la Tierra ingrese al satélite, bloqueando las transmisiones de una señal, debe ser particularmente preciso y certero.

Como sucedió hasta ahora, sólo se han bloqueado las señales de Artear. La señal de interferencia pudo haber sido enviada desde la Argentina o desde cualquier otro país de Latinoamérica.

Comentá la nota