Volverán a debatirse proyectos para llevar agua a zona norte

La imperiosa necesidad que los habitantes presentan, llevó en los últimos años a un debate sobre las obras que logren paliar la situación. Con el "Dique Los Monos" estancado, renacen iniciativas parlamentarias de acueductos desde el lago Buenos Aires.
En la Legislatura santacruceña se presentó un proyecto pidiéndole al Poder Ejecutivo Provincial que, a través del organismo que corresponda, haga un nuevo análisis de factibilidad para la construcción de un acueducto desde el Lago Buenos Aires hacia las localidades de zona norte.

El Diputado que impulsa la iniciativa es el oficialista Rubén Contreras (PJ). Días atrás, informó que se basa en un trabajo realizado por la Fundación FUNDALYF, que demandó siete meses desde septiembre de 2005. Allí se proyecta la captación de agua por bombeo desde el Lago Buenos Aires y su posterior conducción por un acueducto troncal, con derivaciones a todas las poblaciones como Los Antiguos, Perito Moreno, Las Heras, Koluel Kaike, Pico Truncado, Cañadón Seco, Caleta Olivia, Fitz Roy, Jaramillo, Tellier y Puerto Deseado.

Sin embargo, el proyecto llamó la atención, especialmente al radicalismo de las localidades del norte santacruceño, porque hasta ahora, el Gobierno se había resistido a abordar este proyecto argumentándolo como "faraónico". Esto motivó que en esta semana ingrese a la Cámara una iniciativa similar a la de Contreras, pero esta vez impulsada por la Unión Cívica Radical (UCR).

A todo esto, el acuerdo para el aprovechamiento del río Senguerr, cuyo proyecto denominado comúnmente "Dique los Monos", sufrió postergaciones. Las mismas estarían ligadas fundamentalmente al alto costo de la obra que superaría los 2 mil millones de pesos, de los cuales Santa Cruz debe poner el 50%.

Impulsor

Contreras juzgó que es "conveniente" que se profundice el estudio para la concreción de la obra de conducción. "Somos conocedores del importe económico que demandaría la construcción de este acueducto, pero también somos concientes de la imperiosa necesidad que cada habitante presenta al momento de abrir los grifos de sus hogares y no contar con este elemento vital", manifestó en su oportunidad.

Al conocer el proyecto elevado a la legislatura, el ex senador radical Carlos Prades, impulsor del proyecto que se denominara "Multipropósito Valle Deseado", manifestó su satisfacción ante la iniciativa parlamentaria de legisladores provinciales del Frente Para la Victoria.

"Siempre dijimos que sólo era una cuestión de tiempo y que algún día finalmente las autoridades provinciales comprenderían que este acueducto no solamente sería la única, sino la mejor solución para dotar de agua potable a todas las comunidades del norte santacruceño y entonces ¡cómo no vamos a celebrar si finalmente empiezan a entender!", manifestó a TiempoSur.

También recordó que "cuando hace casi 16 años presentábamos en sociedad el proyecto denominado Multipropósito Valle Deseado proponíamos la reconversión productiva y el Desarrollo Regional de la Zona Norte de la provincia de Santa Cruz. Sobre tales ideas cabalgaba un complejo sistema de servicios necesarios para acompañar el impulso productivo partiendo de un simple acueducto que comenzando en el Lago Buenos Aires finalizara en la ciudad de Puerto Deseado".

"Los Monos"

Por otra parte, ratificado por Ley por la Cámara de Diputados de Santa Cruz en marzo del 2008 con el voto del oficialismo, el convenio -suscripto el 16 de mayo de 2007- del megaproyecto denominado "Dique Los Monos", recibió los últimos 3 años duras críticas de la oposición y de organizaciones vinculadas con el medioambiente.

El proyecto es la construcción y operación de una Presa Multipropósito en el tramo medio del río Senguerr, en las proximidades de la denominada "Vuelta o curva del Senguerr; cerca del paraje Los Monos, razón por la cual a la presa se la denomina con éste último nombre.

El conjunto de obras proyectadas es el siguiente: Manejo racional de mallines para la producción ganadera en el valle del arroyo Genoa; Azud regulador en el nacimiento del río Senguerr en el Lago Fontana; aprovechamiento hidroeléctrico en el arroyo El Gato, en las proximidades del Lago Fontana, aprovechando una importante diferencia de nivel entre ambos cuerpos hídricos; sistematización de los arroyos afluentes del río Mayo, aguas arriba de la localidad del mismo nombre; obras de protección contra inundaciones en la localidad de río Mayo; readecuación y ampliación de la infraestructura de riego en la zona de Colonia Sarmiento; acueducto para proveer de agua potable y para riego a varias localidades del Departamento de Deseado, en el Noroeste de la provincia de Santa Cruz.

La magnitud de la obra civil, en cuanto a los requerimientos de todo tipo de recursos entre los que resaltan las materias primas y equipos, y el recurso humano especializado y no especializado y servicios en general, involucran al menos en la etapa de construcción y el tiempo de llenado del embalse, un proceso del orden de los cinco a siete años.

Las prioridades del uso del recurso hídrico fijadas por el proyecto oficial, van desde una fuente de agua para consumo humano, para riego, atenuación de las crecidas del río Senguerr, generación de energía hidroeléctrica, preservación de fauna íctica, recreación y turismo; entre otras.

Cuestionamientos

Entre los principales cuestionamientos que surgieron de la oposición de Santa Cruz, está el del financiamiento de la obra. Hasta el momento se sabe que Nación aportaría el 40%, Santa Cruz el 50% y Chubut el 10%. Sin embargo, ésta última contará con 1,16 m3/seg., para agua potable y 6,26 para riego; en tanto que nuestra provincia tendrá 1.0 m3/seg., para agua potable y 0,75 para riego. Además, se cuestiona que se seguirá avalando la utilización de agua dulce para las actividades petroleras, que hoy representan el 0,4 m3/s. del caudal del Senguerr.

El partido ARI de Santa Cruz como la UCR, plantearon en su momento una serie de interrogantes sobre los puntos discutidos del proyecto Dique Los Monos. En principio, hizo hincapié en el aumento "sideral" de los costos del proyecto que en cada actualización del mismo tuvo un incremento de 1.000 millones de pesos, siendo el costo hasta el 2008 de unos 2.000 millones de pesos. También cuestionan la naturaleza del aporte de cada provincia y Nación en la obra, donde Santa Cruz es la que más aportaría (50%), y en compensación obtiene un porcentaje mucho menor de agua y energía.

Por otra parte, también se hizo mención a que se estudie la viabilidad del Proyecto Multipropósito del Valle del Río Deseado, del cual aducen llevará la mitad del tiempo concretar, y que implica una erogación mucho menor para el Estado y un impacto ambiental cero para la región. Sobre éste último punto, se aclara que es un "remedio santacruceño para un problema de los santacruceños".

Los interrogantes ambientales sobre el impacto del proyecto, también forman parte importante dentro de las críticas a la obra. Entre ellos, que los pozos de petróleo no recuperados lindantes al curso del río, y el uso de fertilizantes en la zona, podrían producir como resultado toxinas peligrosas.

Pero además, la oposición especifica que el Dique Los Monos propone sobre explotar una Cuenca Hídrica con un caudal medio de 50m3/seg., en crisis constante hasta tal punto que la disminución histórica de su caudal ha logrado impedir su evacuación hacia el Atlántico a través del río Chubut.

También se aduce que la irrupción del flujo acuífero y su disminución por incremento de consumo provocarán la sequía del lago Colhué Huapi y se iniciará un acelerado proceso de desertificación en una franja territorial que cubrirá el área comprendida entre Camarones y Comodoro Rivadavia

Comentá la nota