NO VOLVERAN A CENTRALIZAR LA ACCION SOCIAL El 27 por ciento de Tandil vive en la vulnerabilidad extrema, mientras otro 44 por ciento sigue inestable

El titular de Desarrollo Social, Julio Elichiribehety, presentará una segunda edición del proyecto de descentralización hoy, ante organizaciones civiles. La imposibilidad de acceder a la vivienda es la demanda más marcada. Se viene una etapa donde quieren otorgar peso a las mesas de gestión barrial.

La Secretaría de Desarrollo Social del Municipio anticipó ayer a la prensa una publicación que repasa los últimos 5 años y proyecta el escenario en una década, en materia de descentralización de la acción social, con definiciones políticas acerca de la relación que establece el Estado comunal con los sectores sociales más vulnerables.

“Tandil de cara a la próxima década” fue el nombre que eligieron para actualizar información de una tarea que iniciaron en el “año 2003, en el marco del convenio con la Universidad Nacional del Centro y el Centro de Informaciones Geográficas (CIG)”, aseguró ayer el titular del área Julio Elichiribehety, que detalló la iniciativa junto a la directora de Desarrollo Social, Natalia Martignoni, y el representante del CIG, Santiago Linares.

El funcionario mencionó que hoy van a “presentar oficialmente a distintas organizaciones de la comunidad esta publicación que, en parte, es una revisión de la propuesta”.

En la revista, el Municipio remarcó en un plano de la ciudad, por un lado, las tres grandes áreas: una de integración en la que se encuentra el 29 por ciento de la población; una de vulnerabilidad en la que está el 44 por ciento de los habitantes, y una de vulnerabilidad extrema que padece el 27 por ciento de los ciudadanos.

Como siempre, la lectura puede ser diversa: el casi 30 por ciento que no padece postergaciones en términos económicos y sociales, o el 70 que está debajo de lo que se necesita o se encuentra en un límite del cual se puede caer.

El esquema

Lo cierto es que -en ese contexto- el equipo que acompaña a Elichiribehety desde hace 5 años valoró ayer la descentralización a través de los centros comunitarios y, entre otras definiciones, anticipó que es improbable que el Municipio vuelva al anterior esquema centralizado en materia de acción social.

“En 5 años de trabajo podemos decir que el logro es que hoy en día existe una apropiación de la comunidad de lo que proyectamos en 2003” contó el funcionario, luego de detallar que existen, en 2008, 29 espacios físicos además de otras ideas, como los colectivos adaptados, que trabajan para bajar los programas.

“Tandil no volverá a una política centralizada creemos, porque pensamos que de esta manera es la única forma de interpretar la diversidad de un Tandil en desarrollo, siempre a mediano y largo plazo”, sentenció, mientras presentaba la nueva publicación.

Fue precisamente la zonificación uno de los aspectos que valoró como positivo. “Esta estrategia de zonificación es la que interpreta esa diversidad de la ciudad y es un acierto, porque si no lo hubiéramos hecho en su momento y profundizado, ahora no podríamos diferenciar esas realidades para saber la demanda”, elogió.

Por ello, Elichiribehety anticipó que con “los consejos zonales se va camino a consolidar esa apropiación de la gente, sobre todo, a partir del funcionamiento de las mesas de gestión, cuatro de las cuales ya vienen funcionando bien”.

Se trata de las que se reúnen habitualmente en los barrios Las Tunitas, 21 de Abril, San Juan y Movediza; en el marco de una proyección participativa que desde el Municipio avizoran para la próxima década.

Tras cinco años, en la Secretaría de Desarrollo Social están convencidos de que hacer base en los barrios redundó en mejorar la “articulación con los programas dependientes de Provincia y Nación, como así también con las manzaneras que ya estaban en contacto permanente con la demanda de la población”.

Tanto Martignoni como Linares ratificaron el perfil del rumbo de la estrategia de descentralización y valoraron que en esta nueva instancia han incorporado información poblacional proveniente de bancos de datos del Hospital Municipal Ramón Santamarina, el Registro Civil y la Usina Popular, que comenzará a ser cotejada en el futuro para profundizar el conocimiento de los fenómenos de inclusión y exclusión.*

Comentá la nota