Volverá y será… autito chocador

Tras la derrota electoral, Kirchner retoma la iniciativa, cercena la competencia interna y desafía a los medios y a la oposición. De Narváez tantea a la Corte por su candidatura presidencial.
La política es vertiginosa y sorpresiva. Néstor Kirchner puede dar fe. La derrota electoral del 28 de junio lo había dejado herido de muerte.

Este diario, al día siguiente, escribió: "Si hace un año el voto ‘no positivo’ de Julio Cobos alentó la fantasía escapista de Kirchner, la voluntad popular de ayer lo dejó en un estado de debilidad absoluta y en camino a una despedida real del poder".

Distintos columnistas reflejaron un cuadro de situación similar.

* "El ex presidente asistió anoche a la asfixia final de su liderazgo peronista y, de modo incomprensible, dejó además en estado de acentuada debilidad al gobierno de su esposa, Cristina Fernández, a quien hace apenas un año y medio entronizó sin un solo chistido del partido oficial". (Eduardo Van der Kooy, Clarín)

* "Acorralado por derecha por De Narváez y por izquierda por Pino Solanas, lo que decantó ayer es que al ex presidente le quedan muy pocos seguidores, se mire por donde se mire. ‘Tendrá que parcelar el gabinete entre los gobernadores peronistas si quiere conservar el gobierno’, se animó a predecir ayer un alto funcionario kirchnerista. ¿Aceptará Kirchner gobernar con un gabinete parcelado y con un Congreso en contra de él? El Congreso se formará con un oficialismo derrotado en casi todo el país. Su composición física cambiará el 10 de diciembre; su composición política se modificará desde mañana". (Joaquín Morales Solá, La Nación)

* "Con la foto de hoy, tenemos un gobierno debilitado; conserva buen control de las variables económicas y una supuesta primacía en el Congreso, aunque sería ingenuo presuponer la lealtad de la mayoría de sus legisladores, peronistas al fin, verticales sólo al éxito". (Mario Wainfeld, Página/12)

Dos meses después del golpe en las urnas, Kirchner parece haber recuperado oxígeno suficiente como para emprender nuevas batallas, incluso las parlamentarias. Se muestra decidido y desafiante. Va por todo y por todos.

LE AAAFANAMO’ LA BANDEEEERA… A riesgo de caer en una exageración, Alcira Argumedo comparó al ex presidente con Luis XIV, el monarca absolutista que inmortalizó aquella frase del "Estado soy yo". La diputada de Proyecto Sur –el partido de Solanas– dice que debajo de los caramelos que ofrece el ex mandatario para seducir a la izquierda (como las estatizaciones de la jubilación y Aerolíneas) hay un escorpión que termina picando y matando.

El Gobierno no trepida en mostrar sus trofeos como aquellos barrabravas que se ufanan de haberle robado la bandera a la hinchada rival. El caso de María del Carmen Alarcón es brutal por haber saltado, sin escala, de la militancia rural a un cargo en la administración K. El tiempo dirá si, a una velocidad crucero, Roxana Latorre también cambiará de orilla. La senadora que facilitó el tratamiento de la prórroga de las facultades delegadas sacó de quicio a Carlos Reutemann de una manera inaudita. El Lole vio allí un sesudo trabajo de cooptación del kirchnerismo y su boca fue una cloaca. Finalmente pidió disculpas por la terminología soez, pero no se arrepintió por la incitación al escrache que significó convocar a no dejar vivir en paz a Latorre.

La política se violenta de muchas maneras. El supuesto "error" de la senadora santafesina, como justificó en su descargo, y la arenga inquisidora de Reutemann, son algunas de ellas. Es probable, como razonó Felipe Solá, que la decisión del Gobierno de tratar el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual con la actual composición del Congreso –sabiendo que perdió legitimidad en la última elección– sea otra de las formas.

Kirchner está jugando al límite. No conforme con la "guerra gaucha" –revitalizada tras un veto presidencial a un artículo de la Ley de Emergencia Agropecuaria– profundizó su cruzada contra Clarín. "El monopolio primero te toma una baldosa, después otra, y cuando te querés dar cuenta quiere que seas su empleado", agitó el miércoles en una cena con intendentes. "Encima quieren decidir ellos con qué empresarios se puede hablar y con cuáles no", redondeó antes de invitar a los jefes comunales, alguna vez tratados de "traidores", a replicar sus palabras.

La respuesta del Grupo se observa en las distintas secciones del diario y en sus canales de noticias, con trabajos de investigación sobre el kirchnerismo tan jugosos como inhabituales.

Nada parece inmutar al ex presidente. Una dosis de astucia y otra de perseverancia lo lleva a mostrarse como si fuera el ave fénix. Pero para volar a Kirchner le falta lo esencial: un respaldo popular que se le viene escurriendo como arena entre las manos.

Por ahora ganó tiempo con la puesta en escena del diálogo y no dejó crecer a ningún competidor interno del PJ. A Daniel Scioli le aplicó la extorsión financiera y a Reutemann le asestó un golpe, tan simbólico como certero, al exponerlo –con el episodio Latorre– como un dirigente sin capacidad de controlar a su propia tropa.

TARJETA ROJA PARA EL COLORADO. La oposición colaboró en el revivir de Kirchner con su falta de reflejos. Por más que Julio Cobos aparece como el gran aglutinador, la UCR está enmarañada en una disputa por la conducción del partido. La Coalición Cívica perdió visibilidad desde que Elisa Carrió salió de escena y Unión PRO sigue amagando con su ruptura.

Esta agrupación atraviesa una crisis positiva ya que sus tres cartas más fuertes se consideran presidenciables. Solá no lo niega, Mauricio Macri se lo dice a su tropa y Francisco de Narváez lo admite ante la prensa.

El Colorado siente que se le allana el camino cuando ve que Gabriela Michetti le recomienda al jefe de Gobierno porteño que vaya por su reelección. Pero lo que la política le da, la Justicia le quita: ante una consulta, por interpósita persona, uno de los miembros de la Corte Suprema, Raúl Eugenio Zaffaroni, ya le hizo saber qué sólo con una reforma constitucional podría aspirar a la Casa Rosada.

De Narváez es colombiano. Sus padres también son de otros pagos. El artículo 89 de la Constitución establece que "para ser elegido presidente o vicepresidente de la Nación, se requiere haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de ciudadano nativo habiendo nacido en país extranjero".

El diputado recuerda que tras adoptar la ciudadanía argentina la Suprema Corte bonaerense le permitió ser candidato a gobernador en 2007. "Nosotros creemos que los pactos internacionales suscriptos le permiten ser candidato a presidente", señalaron los más fieles laderos del empresario.

¿Por qué tanto entusiasmo? Una encuesta de Julio Aurelio, en base a 2.199 casos de todo el país, lo ubica tercero en imagen positiva, con el 49,4 por ciento. Aparece detrás de Cobos y Macri, quienes cuentan con 56,9 y 52,7 por ciento respectivamente.

Como hay una decidida estrategia de repliegue y aislamiento, es probable que estos sondeos no lleguen a los ojos de Cristina Kirchner. Aquella ilusión de que lo que no se ve no existe, la llevó a retirar a Crítica de la Argentina y Perfil de los resúmenes de prensa.

El reordenamiento interno de la Casa Rosada y la mudanza de empleados del área de la Secretaría de Medios a un edificio externo parece responder a la misma lógica. Hay una música que los Kirchner definitivamente no quieren oír. Con un chiste de dudoso gusto, en el Gobierno se ríen de esta carencia. "Alberto Fernández también nos reclamaba que escuchemos. Y bueno, lo empezamos a escuchar", se mofaron del ex jefe de Gabinete y sus denuncias de espionaje telefónico.

Comentá la nota