“Volver al sistema previsional de reparto es un gran paso adelante, y una derrota de la patria financiera”

Cuando el menemismo privatizó a través del sistema de capitalización, en manos de las AFJP, las jubilaciones y pensiones en el país, lo presentó como el camino hacia la modernización previsional.
Falseo que esa sería la manera en que los argentinos y argentinas, de la mano del mercado, se asegurarían una vejez con ingresos seguros y dignos. El paso de los años demostró en forma inequívoca que gran mentira era esa aseveración. En realidad el sistema de capitalización -como era de esperar- terminó siendo un gran negocio para los grandes bancos, al que aportaron por igual los afiliados y el Estado; que solo conllevaba además, inseguridad futura para millones de compatriotas.

Hoy que la timba financiera mundial derrumba bolsas, bonos, y seguramente economías, la falacia de las supuestas ventajas del sistema privado de capitalización aparece en toda su magnitud; amenazando el presente y el futuro de quienes debían ser sus beneficiarios.

Es por ello que apoyamos plenamente la decisión del gobierno de nacionalizar las jubilaciones privadas y terminar así con ese régimen individualista y predador. De la misma forma que la instalación por parte del menemismo del sistema privado de capitalización, significó un gran paso atrás para el país y su gente, el regreso al sistema de reparto significa volver a la solidaridad entre generaciones y a la defensa del interés nacional. Un duro revés para la patria financiera y sus defensores.

Comentá la nota