Ya hay más de 100 voluntarios que ayudan a combatir la influenza A

De los dos mil santafesinos que se anotaron para hacer tareas solidarias en el marco del programa provincial Sumando Voluntades en abril pasado, más de cien ya ayudan a combatir la gripe A. Unos 40 voluntarios (20 en Rosario y 20 en Santa Fe) atienden la línea gratuita 0800-888-7597 de consultas sobre la enfermedad, otros 20 colaborarán dando información sobre la gripe a las familias de detenidos en los penales de Las Flores y Coronda el próximo fin de semana, y el resto está llenando fichas epidemiológicas en los cinco nodos provinciales para el seguimiento de la enfermedad. Entre ellos hay estudiantes, médicos jubilados y enfermeros.
El plan, lanzado a fines del año pasado por el Ministerio de Desarrollo Social provincial y la Dirección de Políticas de Juventud, apuntaba a promover y dar un marco institucional a las acciones solidarias.

   Más de dos mil personas en toda Santa Fe se sumaron al programa. El 67% fueron mujeres, la mayoría de 20 a 35 años. De todos los inscriptos, el 58% eligió trabajar en tareas de acción social, en segundo término optaron por la educación, luego por la salud y la ecología.

   Pero desde que el avance de la gripe A aconsejó el distanciamiento social, todas las actividades de las que participan los voluntarios y eran de concurrencia masiva quedaron suspendidas, explicaron ayer desde Desarrollo Social.

   En cambio, sí se requirió la colaboración en tareas relacionadas con el ámbito sanitario y, más precisamente, con la prevención y la consultas en torno a la gripe A. "Más allá de que se capacitaron específicamente para ese trabajo, en general es gente ligada a la salud: estudiantes de ciencias médicas, enfermeros y médicos jubilados", detallaron desde el ministerio.

   Y así es como más de cien voluntarios trabajan hoy en relación con la gripe A. De ellos, 40 atienden el teléfono 0800 dispuesto por el gobierno provincial para evacuar consultas sobre la enfermedad, otros 20 ofrecerán consejos preventivos y elementos de protección contra el virus (alcohol en gel, barbijos y guantes) a las familias de los detenidos de Las Flores y Coronda, y el resto trabaja en el área de Epidemiología de los cinco nodos santafesinos.

Vocación. Maximiliano Andino tiene 21 años y estudia gastronomía en Santa Fe. Sin embargo, por esas paradojas de la vida, le interesan los temas vinculados a la salud. Y si la vocación no va por un camino, busca otros.

   Así fue como se inscribió en Sumando Voluntades para desarrollar tareas en las áreas de emergencia, salud y seguridad. Y tres meses después, se encontró evacuando dudas de la gente sobre la gripe A.

   Dice que jamás se imaginó en esa tarea, pero es la que hoy realiza los lunes, de 8 a 11, y los viernes, de 8 a 13, en la sala de derivación del 107 en la capital provincial. "La gente que más llama es de Reconquista, Avellaneda, Santa Fe, Rosario y Venado Tuerto", señala.

UNL y UNR. Otro voluntario es Marcos Salva, de 23, que presta su colaboración junto a otros seis jóvenes, todos alumnos de Medicina de las universidades del Litoral y Rosario.

   En este caso los chicos no estaban inscriptos al programa Sumando Voluntades, sino que ofrecieron su solidaridad ante la emergencia de la gripe. Y a pesar de que varios de ellos no sólo estudian sino que también trabajan, por estos días cumplen diez horas semanales al teléfono gratuito con la misión de evaluar si la conjunción de los síntomas que describen sus interlocutores amerita la consulta médica.

   De todos modos, Marcos reconoce que la mayoría de los llamados no llegan tanto para realizar consultas ante síntomas concretos como para obtener información. Y como no podía ser de otra manera, la mayoría de quienes llaman son mujeres, tradicionalmente custodias de la salud familiar.

Comentá la nota