Más voces a favor de los cambios en el Consejo de la Magistratura

Juristas y jueces reclaman menos influencia de la política en el organismo para lograr un mayor equilibrio entre los distintos sectores. Además piden más independencia en la administración del presupuesto
El presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, Jorge Rizzo es una de los voces que se alza en favor de la transformación. Él junto con el abogado Ricardo Monner Sans, presentaron el único pedido de inconstitucionalidad que hoy sigue en pie y desde hace dos años aguarda resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Señala que "no están representadas las proporciones, en particular la de los abogados. No debe haber preponderancia del estamento político ni de ningún otro" y sostiene que "la Constitución habla claramente de equilibrio". Frente a ello, reclama la incorporación de un cuarto representante de los abogados, con participación en todas las comisiones, voz y voto.

Remarca que el Poder Legislativo deber elegir representantes del cuerpo y no ser los propios legisladores quienes ejerzan un espacio inconveniente en ambos poderes, tal como sucede en el caso del Consejo de la Ciudad de Buenos Aires.

Por su parte, y en concordancia, el constitucionalista Daniel Sabsay asegura que "no deberían ser los mismos legisladores los que formen parte del Consejo. La Constitución estipula que una persona no puede ser miembro de los dos poderes. Deberían designar a juristas para no romper con el principio de la división de poderes".

A su vez, considera que se debe restablecer el equilibrio dentro del organismo, que, según señala, hoy tiene una preponderancia sobredimensionada del sector político. "Hay que terminar con la minoría de veto del oficialismo, que puede bloquear cualquier nombramiento o destitución de jueces. Esto posibilita la captura del Consejo por parte del Ejecutivo", expone.

Coincide con esta postura el presidente de la Federación de Magistrados de la Argentina, Abel Fleming, aunque aclara que es la Justicia la que debería tener mayor representatividad en el seno del cuerpo, para lograr una verdadera independencia de la política. "La razón de la creación de los consejos de todo el país es hacer más transparente los procesos de selección de los jueces, despolitizar y afianzar la independencia del Poder Judicial. Para eso, tiene que haber una mayoría de magistrados, si no se termina falsificando la idea, porque se construyen órganos politizados. Se mantiene el nombre, pero se desvirtúa el espíritu", sostiene el juez.

En ese sentido, desde la institución que preside proponen incorporar un nuevo consejero por los magistrados de las provincias, para que la representación no se limite a la Justicia federal y nacional, y tenga un carácter más federal.

Otro punto de conflicto y donde se exigen cambios es la relación entre el Consejo y la Corte. Aunque en esto no hay coincidencia.

Sabsay pide que se encuentre un mecanismo para que no haya una distancia "tan colosal" entre el cuerpo y el máximo tribunal, lo que, según opina, dificulta la administración del Poder Judicial y destaca como uno de los factores más nefastos a la dependencia de fondos del Poder Judicial de la Jefatura de Gabinete, una asfixia de fondos por parte del Ejecutivo, que imposibilita la independencia de los poderes".

Y en sintonía, según informa el diario La Nación, Fleming sostiene que es el presidente de la Corte quien debe encabezar el Consejo y tener mayor injerencia en la gestión presupuestaria. "No puede haber un Poder Judicial que diseñe políticas y no maneje presupuesto. Se debe encontrar un mecanismo dentro de la ley, que permita que la Corte maneje presupuesto de manera más autónoma", formula.

Rizzo, en cambio, cree que el Consejo es un organismo independiente y no puede estar supeditado a la Corte. No comparte que el organismo sea presidido por un miembro del máximo tribunal y considera que el primero debe ser el que maneje el presupuesto de la Justicia.

Comentá la nota