“Mi vocación es clara y contundente”

“Mi vocación es clara y contundente”
El jefe de la bancada oficialista en Diputados habla de la salida de Reutemann y de la pelea santafesina. “No se elige un ministro para resolver la situación interna de un distrito”, dice ante las versiones que le adjudican un posible cargo en el Ejecutivo.
"Nuestra posición merece respeto”, dice Agustín Rossi. El jefe del bloque del Frente para la Victoria en Diputados habla con el rostro serio y la mirada fija desde atrás de un escritorio. La mesa está llena de diarios y resúmenes de noticias bajadas de Internet. Página/12 espía los papeles. Son declaraciones recientes de Carlos Reutemann. El ex corredor de Fórmula Uno acaba de renunciar al bloque oficialista en el Senado con el argumento de que pretende “resguardar los intereses” de su provincia. Pero el portazo también despertó otras interpretaciones. Como la lectura que sostiene que Reutemann busca imponerle condiciones al Gobierno y forzar a Rossi a desistir en su proyecto de renovar su banca. Pero Rossi no tiene dudas. No está dispuesto a aceptar ninguna alternativa que signifique abandonar su decisión de ser candidato a diputado.

–¿Es posible todavía acordar una lista conjunta con Reutemann?

–Posible siempre es. El PJ tendrá que definir su proceso electoral interno. Se verá si es posible un consenso o si se tendrá que ir a elección interna.

–¿Estaría dispuesto a aceptar un cargo en el Ejecutivo para facilitar un acuerdo entre el gobierno nacional y Reutemann?

–Yo me río porque lo expliqué tantas veces. Eso me hace acordar a la teoría del clavo. ¿Cómo se sacan los clavos? Se sacan para arriba. Para tratar de resolver la situación interna de un distrito, quieren hacerlo por arriba y aplicándomelo a mí. Pero eso no contempla dos situaciones que merecen respeto. La primera es nuestra posición. Nosotros nos presentamos en las últimas elecciones de Santa Fe. Perdimos, pero sacamos 235 mil votos. Eso nos permitió tener intendentes, concejales, legisladores provinciales y nacionales, dirigentes del movimiento obrero. En nuestro sector definimos las hipótesis de trabajo para 2009. Entre esas hipótesis estaba impulsar mi reelección como diputado. Nuestra vocación es clara y contundente. En segundo lugar, la Presidenta elige sus colaboradores en función de lo que ella presume, la eficacia, la lealtad, para definir cada una de las políticas. En ningún caso va a elegir un ministro o un funcionario para resolver la situación interna de un distrito. Es una estadista, va a trabajar de otra manera.

–¿Sacar el clavo para arriba sería un acto de desagradecimiento por su rol durante el debate de la 125?

–A mí no me consta que haya ninguna voz del Gobierno que promueva eso.

–O del oficialismo.

–Ni del Gobierno ni del oficialismo. Pero de todas maneras yo me siento reconfortado y reconocido por todo lo que hicimos como bloque. Después, lo otro es la política.

–Reutemann dejó entrever que con usted no se podía caminar por la provincia de Santa Fe.

–¿Dónde lo dijo? No lo dijo nunca.

–Lo dio a entender la senadora Roxana Latorre.

–Ella lo dijo de Cristina. Entonces no lo dijo de mí. Yo no comparto esa opinión. De hecho, mañana (por hoy) la Presidenta va a estar en Rosario y yo voy a estar acompañándola. Me parecen declaraciones desafortunadas. El Gobierno tiene un nivel de consenso en la provincia de Santa Fe que no es distinto del consenso que tiene en otros lugares del país. Hay sectores de la sociedad donde tenemos fuerte nivel de reconocimiento, eso permite realizar una tarea política sin ningún tipo de inconvenientes.

–¿Y cómo evalúa el escrache que padecieron tanto usted como su hermano? ¿Se puede repetir durante la campaña?

–Usted llama escrache a lo que fue una agresión física. Quedó claro que no fue un hecho ni espontáneo. Fue perfectamente armado. Yo espero realmente que no suceda más. Pero no por mí, espero que no suceda más porque la intolerancia en política es mala. Que la intolerancia se convierta en violencia física es mucho más grave aún.

–¿Le ve cualidades a Reutemann para ser presidente?

–Dependerá de cómo transitemos el calendario electoral del 2009. Y de cómo sea el diagrama político después del 2009. Lo bueno sería que aquellos dirigentes que tengan alguna expectativa de ese tipo, en el momento que la hagan explícita, empiecen a transmitir qué ideas tienen.

–Reutemann dijo que renunciaba en resguardo a los intereses de Santa Fe. ¿O lo hizo por una especulación política personal?

–Después del debate de la resolución 125 se reconformaron los bloques oficialistas, pero habían muchos que marcaban su disidencia parcial o total ante las iniciativas del Ejecutivo. Eso fue generando una situación que era dable pensar, era probable que pudiese terminar en un armado legislativo distinto. En Diputados quedó claro que el punto de acumulación de los diputados que se fueron del Frente para la Victoria, sobre todo de Solá, que es quien lidera esa bancada, era distinto al nuestro. Esto no aparece tan claro en esta situación de Reutemann.

–¿Cómo van a quedar las mayorías legislativas después de octubre?

–Vamos a hacer una muy buena elección. El Gobierno va recibir un voto de confianza. Y eso nos va a permitir mantener las primeras minorías o las mayorías parlamentarias. Ese va a ser el escenario, pero nadie puede ser adivino. De acá a octubre falta mucho.

–Hay lecturas que hablan de un ciclo agotado del kirchnerismo.

–Lo del ciclo del descenso inevitable es más voluntarismo que datos de la realidad. El Gobierno, después de haber tenido un primer semestre difícil el año pasado, sigue manteniendo las mayorías legislativas, tanto en el bloque de senadores como de diputados. Hemos podido sortear con éxito todos los desafíos legislativos del segundo semestre del año, y con leyes importantes. Y ha mostrado una iniciativa importantísima ante la crisis financiera internacional con medidas que han encontrado un importante nivel de consenso en la sociedad.

–¿Le gustaría seguir siendo presidente del bloque del FPV?

–Tengo mandato hasta el 10 de diciembre de este año. Después se verá el proceso electoral en Santa Fe. No se puede ser presidente del bloque sin la confianza de la Presidenta. Obviamente me gustaría, pero es una decisión para la que falta mucho.

–En Santa Fe hay un recuerdo traumático con las inundaciones. ¿Qué responsabilidad le cabe a Reutemann por ese episodio?

–¿En qué términos?

–Desde penal hasta política.

–Los juicios sobre ese tema han finalizado todos. No se ha fijado ninguna responsabilidad en ese sentido. La responsabilidad, en todo caso, es del gobierno, pero las inundaciones fueron en abril y a los seis meses Reutemann salió electo por una enorme cantidad de votos senador de la provincia. También con esa elección saldó su responsabilidad política.

Comentá la nota