Viviendas Rionegrinas tiene poco para entregar

Gastan más en administración que en créditos para la construcción. Pidieron un aporte extra a la provincia para dar más préstamos.
Viviendas Rionegrinas pidió un aporte estatal de 20 millones para incrementar la cantidad de préstamos de construcción. La contracción de la empresa y el aumento de los precios de los materiales restringen las posibilidades crediticias.

La disponibilidad se redujo al punto que la mayor parte de su presupuesto se destina a erogaciones de la estructura administrativa, a pesar de que se asignó para este año un monto de 2 millones, mientras la conducción de Viviendas requiere 20 millones para mejorar "la cantidad de créditos" y poder "afrontar los costos fijos".

El presupuesto de Viviendas Rionegrinas del 2009 alcanzará los 21,1 millones. Esa estimación para el año pasado fue de 15,5 millones, aunque la ejecución del 2008 superará los 17 millones. Gran parte del incremento en el actual ejercicio se prevé para la partida salarial.

La participación de los gastos de personal creció frente a un limitado presupuesto de Viviendas, por lo cual se reduce toda posibilidad en el otorgamiento de préstamos de materiales de construcción.

El año pasado, esa disponibilidad no alcanzó los 6 millones, un tercio del presupuesto total. Así, el organismo registraba interesados para acceder a un préstamo para materiales (con un límite de 8.000 pesos) y se asignaban cupos mensuales. En los primeros días, Viviendas informaba de la conclusión de los fondos asignados al mes. Simultáneamente, el stock de materiales era reducido.

El detalle presupuestario del 2009 -que firma su presidente, Vicente Pili- reconoce el achicamiento de los servicios y, además, advierte mayores inconvenientes. Informa de un aporte de capital del Estado de 2 millones, pero destaca que "para cumplir con los objetivos de la empresa es necesario inyectarle liquidez".

Agregó que "sería imprescindible" un mayor aporte para "aumentar la cartera de créditos hasta niveles que permitan financiar los costos fijos y generar excedentes para sostener esa expansión en el tiempo en forma automática". Pili expresó que se entregó al secretario de Control de Empresas Públicas, Gabriel Savini, "un proyecto de trabajo, que implicaría un aumento de capital en 20 millones de pesos". Ese incremento posibilitaría "un aumento en la oferta de créditos" y además una "política de adquisición de materiales más beneficiosa para la rentabilidad de la empresa y, en definitiva, para los beneficiarios de los créditos a otorgar en materiales".

Las erogaciones del 2009 de Viviendas rondarán los 21,1 millones, de los cuales casi 7,3 millones están destinados a personal mientras con un aporte adicional de 2 millones, la empresa establece una asignación para "ventas brutas" por 8,3 millones anuales.

Mientras tanto, el análisis de Pili reitera que la "política de precios de la empresa está definida por la tasa de interés aplicada a los créditos que se otorgan en materiales de construcción", la cual es "inferior en un 50 por ciento aproximadamente" al interés del mercado. "Se agregan gastos operativos y administrativos al costo crediticio con el solo efecto de recuperar el capital invertido, sin rentabilidad adicional".

Comentá la nota