Viviendas: la realidad sigue lejos de los discursos

Los anuncios, desde 2004 hasta ahora, superan con creces a las realizaciones. De viviendas se habla mucho y se promete más. Pero lo cierto es que el comportamiento del Estado ha sido bastante mediocre respecto de esta necesidad social argentina.
Frente a tanto discurso sobre la necesidad de hacer viviendas en Neuquén, centradas en su mayoría estas obras de arte de la retórica en que la “relación” con el gobierno nacional hará posible concretar los anhelos de miles de demandantes en la provincia, conviene hacer algunos apuntes sobre las realidades, que se empecinan curiosamente en enfrentarse con los discursos.

El gobierno nacional viene prometiendo, desde el 2003 hasta la fecha, que se harán viviendas a lo largo y lo ancho del país. Concretamente, en 2004 el entonces presidente en ejercicio legal, Néstor Kirchner, lanzó el primer plan federal, con una estimación de 120.000 viviendas.

Un año después, en 2005, el mismo Presidente relanzó el plan, esta vez con una estimación de 300.000 viviendas para todo el país.

Es decir que Kirchner ha prometido, con números y estimaciones, la construcción de 420.000 viviendas.

Por esa curiosa costumbre argentina de que se toman en cuenta los anuncios, no las concreciones, ha quedado instalado como verdad sin cuestionamiento alguno que el gobierno K se ha distinguido por hacer más viviendas que otros.

Pero lo cierto es que la realidad contradice esta sensación. El único diario nacional que se preocupó en investigar el tema –Crítica de la Argentina- logró tener un informe oficial, a mediados de este año, proporcionado después de muchas idas y vueltas por el ministerio de Planificación y Obras Públicas, que conduce Julio De Vido.

Ese informe, que nadie desmintió después de su publicación en el diario de Jorge Lanata, indicó que de las 120.000 viviendas anunciadas en 2004 se construyeron unas 59.000 (menos de la mitad). Y que de las 300.000 anunciadas en 2005, se construyeron menos aún: unas 3.400 a mediados de este año. Poco más del 1 por ciento de lo prometido, en tres años.

¿Qué hay de cierto en las asignaciones de cupos de viviendas para Neuquén? Conviene ser prudentes en tal sentido. Se sabe que el gobierno provincial ha licitado recientemente unas 1.600 viviendas, divididas en varios planes.

Pero lo concreto –es decir, lo que figura en el presupuesto nacional 2009 para Neuquén en cuanto a viviendas- es una suma bastante mediocre: 68.545.478 pesos, que se dividen de la siguiente manera:

• Programa Techo Digno $ 38.042.033.

• Programa Mejor Vivir $ 8.609.291.

• Programa Iniciativas Sociales para el Desarrollo Habitacional $ 11.394.154.

• Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios $ 10.500.000.

Cuando el lector escuche o lea algún otro discurso sobre viviendas, sea en la provincia o a nivel nacional, le conviene tener presentes estos datos.

Comentá la nota