Viviendas: en proporción, Junín es uno de los distritos menos beneficiados de la región

Localidades con poca cantidad de habitantes reciben del Gobierno nacional un número similar de casas al de nuestra ciudad.
En el partido de Florentino Ameghino, el Gobierno nacional entregó, desde el comienzo del Plan Federal de viviendas en 2003, 211 casas. A Junín llegaron algunas más, y son más de 300 las familias que tienen techo propio gracias al Estado.

Las comparaciones son odiosas, pero, en ocasiones, necesarias: en nuestro distrito viven alrededor de 100.000 personas, mientras que en Florentino Ameghino la población apenas supera las 10.000.

El ejemplo de la desproporción que se vive en dos localidades alejadas por unos pocos kilómetros sirve para describir un fenómeno que mezcla posicionamiento político con virtudes o defectos a la hora de gestionar, y falta de planificación como país.

Lo cierto es que afecta directamente a Junín. Es que mientras en nuestro distrito ya casi no se habla de planes federales de viviendas, en las localidades vecinas los grandes anuncios suelen referirse casi siempre a la llegada de más casas para los habitantes, aún a pesar de la crisis.

Vale otro caso para medir la desigualdad: en la última semana de julio, el Gobierno nacional comunicó que construirá 472 casas en Leandro N. Alem. A esas se le suman otras 361 que ya están en ejecución para alcanzar las 833 en un municipio donde no viven más de 20.000 personas.

Para Agustín Pinedo, secretario de Obras Públicas de Junín, lo que sucede no es culpa exclusiva del Gobierno actual, sino que surge de un problema mucho más grave: la ausencia de planificación del Estado.

"No hay un proyecto territorial o habitacional. Falta una política de integración real que piense cómo debe manejarse el factor ocupacional. Es un problema que venimos cometiendo hace una vida como país", analizó.

Castigo político

Sin embargo, a la hora de hablar de lo que pasa en este momento, Pinedo fue contundente: "Nos castigan políticamente por el posicionamiento del intendente Meoni cerca del (vicepresidente) Cobos. De las 497 casas anunciadas, fueron terminadas 300 y con mucho esfuerzo de nosotros como Municipio. Del Plan Federal 2 no tenemos ni noticia".

La situación es distinta en otros distritos, aunque, según reconocen los respectivos gobiernos locales, no es fácil solucionar el problema del techo propio de un día para el otro. "En Lincoln se entregaron 300 casas y hay otras 330 que fueron licitadas. Esperemos que en un año puedan estar habitadas", dijo a DEMOCRACIA el intendente Jorge Fernández.

"No podemos estar 100% conformes porque siempre hacen falta más. Para esas primeras 300 casas teníamos 1.300 personas dispuestas a mudarse", señaló.

Desde General Pinto, el jefe comunal Alexis Guerrera es un poco más optimista. "Entregamos 228 casas y tenemos otras 298 en camino. Trabajamos para los pueblos y para la ciudad", explicó a este diario.

¿Están conformes con esa cantidad? "Sí, se puede decir que sí. Entre 1983 y 2003, en 20 años, se construyeron sólo 400 casas, mientras que en los últimos seis superamos las 500", comparó.

Comentá la nota