Viviendas, Maza y las marchas, una agenda que se recalienta

Se esperan más derivaciones del caso de la banda que ofrecía viviendas sociales a cambio de dinero, podría caer un gerente de Vivienda. El regreso de Angel Maza fue muy cauto. Es condenable la violencia en el reclamo salarial
En términos políticos, nunca puede afirmarse que las aguas están quietas. Esta semana, cuando todo parecía volver a su lugar luego del anuncio del aumento salarial para los estatales, de repente la agenda política se recalentó en varios frentes y como pocas veces en los últimos tiempos.

El tema principal lo instaló el propio Luis Beder Herrera, cuando el martes salió a denunciar en primera persona a una red delictiva que recibía dinero a cambio de viviendas sociales. El Gobernador dejó entrever la posibilidad de una conexión interna, que luego quedó prácticamente confirmada, y requirió a la Justicia una investigación profunda en la Administración Provincial de Vivienda (APVyU), que ya se encontraba realizando un sumario administrativo interno.

Este hecho es escandaloso por varias cuestiones. Por un lado, se conoció la existencia de una banda que, a cambio de fuertes sumas de dinero, ofrecía obtener una casa de los planes provinciales de vivienda. Esta sola revelación, en boca del Gobernador, es una bomba que ya explotó en los medios y en la calle.

Si bien ya cayeron tres personas vinculadas a esta operatoria, el gran interrogante es si en la entrega de las 501 viviendas, o anteriormente, se concretó alguna entrega irregular y, en ese caso, descubrir cuán atrás en el tiempo llegan sus alcances y a quiénes más involucra.

Respecto del modus operandi, hay varias situaciones curiosas dignas de subrayar. Es muy llamativo el hecho de que José Valentín Llanos, sindicado como el presunto operador de toda esta maniobra, se atreviera a firmar un escrito ante un escribano para devolver el dinero recibido como adelanto cuando no pudo cumplir con su promesa. Esto es muestra de una torpeza mayúscula o de una total sensación de impunidad, y nos volcamos por lo último.

Pero lo que es directamente inaudito es que los "compradores", un grupo de al menos 70 personas conscientes de que estaban cometiendo una acción a todas luces irregular, solicitaran abiertamente asesoramiento jurídico para reclamar por la recuperación de su dinero, en montos importantes que irían de los 8 mil a los 30 mil pesos por cada uno. De allí se explica que la Justicia los llevara con la fuerza pública a declarar, ya que estarían claramente involucrados en un acto de cohecho.

Este sainete se complicó aún más, cuando nuevamente Beder Herrera salió a reconocer que podría haber una conexión interna en Vivienda, a partir del hecho de que Llanos o alguno de sus cómplices tenía acceso a las llaves para mostrar las casas, al mejor estilo de una inmobiliaria.

Las medidas adoptadas a partir de esta crisis fueron acertadas. Revisar hacia atrás las adjudicaciones y, para prevenir futuros desmanejos, otorgar las viviendas en tenencia precaria por 90 días y la escrituración en seis meses parece más que lógico.

Pero lo que es imprescindible es que las investigaciones iniciadas, tanto en lo administrativo como en lo judicial, arrojen resultados rápidamente y se castigue duramente a los responsables de esta maniobra. Cabe recordar que el ministro Javier Tineo inició una causa a través de una denuncia penal y que el Gobernador pidió celeridad en el trámite.

En la Casa de las Tejas afirman que existe una fuerte voluntad política para ir a fondo en esta cuestión y apuntan que si debe caer algún empleado o funcionario, caerá. Incluso, en forma muy reservada, opinan que es probable que esto pueda costarle el cargo a algún gerente.

Es muy probable que este caso traiga aún más derivaciones, ya que la detención del tercer miembro de esta banda, Edgar Nicolás González, sindicado como el supuesto recaudador, llevó a la policía a identificar a otros dos secuaces que podrían revelar cómo fue el manejo del dinero y así aclarar todo el panorama. También restará ver qué actitud adopta el Poder Judicial con los compradores que, aparentemente, deberían ser procesados.

Maza, sin revanchismos

Este cálido comienzo de octubre deparó otra sorpresa para los riojanos. La Corte Suprema de Justicia de la Nación, mediante una acordada que se dio a conocer el martes pasado, levantó la inhabilitación para ocupar cargos públicos que pesaba sobre Angel Eduardo Maza, quien fue destituido por la Legislatura provincial en 2007.

En los últimos días, se escuchó a sus abogados Raúl Galván y Pedro Carreño, fundamentar con precisión el reconocimiento judicial al ex gobernador. Pero, más allá de los argumentos jurídicos, fue muy esperada la palabra del propio Maza, que cuenta con una medida que lo devuelve al ruedo político provincial.

Sin embargo, el ex gobernador se mostró sumamente medido y cauteloso en sus expresiones. Aseguró que insistirá con su proyecto, pero que no lo mueve el espíritu de revancha.

Hay serios interrogantes sobre el futuro político de Didí. Su tropa se dispersó y hoy cuenta con pocos o casi ningún dirigente de peso que le permita hacer pie para rearmar su proyecto. Las caras que se vieron en el hotel Plaza lo demostraron.

En una entrevista reciente, Eduardo Menem habló de la soberbia del ex mandatario, que lo condujo al final conocido por todos. En las charlas de café, políticos de toda extracción coinciden en señalar su "desprecio" por los diputados durante su gestión, lo que facilitó su alineamiento con el entonces vicegobernador y tornó casi natural su protagonismo en el proceso de destitución. El ex gobernador hizo caso omiso del axioma que sostiene que las elecciones se ganan con los intendentes y la gestión se mantiene con los diputados. Y así le fue.

Marchas y violencia

Una vez más, los gremios llamados "disidentes" realizaron un paro y marcharon el jueves pasado por el centro, para manifestar su disconformidad con el aumento y reclamar un mínimo de 2 mil pesos.

Las movilizaciones, que venían creciendo en agresividad, concluyeron con desmanes y violencia en el anexo de la Legislatura, con el lamentable protagonismo de grupos violentos fácilmente identificables. Fuentes vinculadas al oficialismo llamaron la atención sobre la fuerte presencia de los municipales, comandados por Del Giorno, y sobre los "sogueros", que habrían sido llamados ex profeso para generar los incidentes.

La violencia en la actividad política o sindical es lamentable, si bien el reclamo de un mejor salario para los trabajadores estatales es totalmente válido, estos excesos son totalmente repudiables.

Paquito y algo más

Además del retorno del inefable Paquito a los brazos de Mechita, su mujer, en lo que seguramente terminará en confite, quedan otras cuestiones gruesas por analizar. La polémica por el proyecto legislativo que busca crear una nueva policía de tránsito a nivel provincial, quitándole competencia al municipio, y el reclamo del Gobernador por más acciones y compromiso en los controles viales, seguramente continuará en los próximos días, con el intendente, los concejales, la Legislatura y los funcionarios provinciales en el debate.

Y para finalizar, un dato. El diputado nacional electo Francisco De Narváez prepara una recorrida por el interior del país que lo traería a La Rioja antes de fin de año. La incógnita es si su visita será organizada por referentes del PRO o por algún sector del PJ disidente.

Comentá la nota